A continuación reproducimos una columna de opinión del presidente de la Sociedad Nacional de Pesca F.G. (Sonapesca), Francisco Orrego, que fue publicada en Diario Financiero:

“El principal problema en materia de sustentabilidad de los recursos pesqueros, es la pesca ilegal. A nivel Francisco Orregomundial, se estima que la pesca ilegal es la tercera actividad más lucrativa después del tráfico de armas y de drogas, totalizando unos US$23.000 millones anuales según estimaciones. Nuestro país no está ajeno a esta situación. Aunque en Chile los volúmenes de pesca ilegal no son de esa magnitud, el fenómeno está presente y se ha manifestado en el grave deterioro de algunas de las pesquerías más importantes. Es la pesca ilegal, pues, un flagelo que tiene una connotación internacional y otra más bien local o nacional.

En el plano internacional, los esfuerzos de Chile por combatir la pesca ilegal se dan en alta mar. Nuestro país, a través de su Cancillería, ha dado profundas señales políticas y jurídicas para combatir la pesca ilegal a nivel internacional. No es casualidad que haya tenido lugar en nuestro país la cumbre ‘Nuestro Oceano 2015’, donde se destacó la pesca ilegal y sus devastadoras consecuencias para la conservación y recuperación de los recursos pesqueros. Adicionalmente, nuestro país ratificó y adhirió al Acuerdo de Nueva York, que incluye herramientas de combate a la pesca ilegal en altamar, donde la Armada de Chile cumple un rol fundamental.

El Chile, la pesca ilegal se practica fundamentalmente en algunos sectores de las regiones de El Maule y de Los Lagos y afectan especialmente a la merluza común, merluza austral, congrio dorado y bacalao de profundidad. Solo a modo de ejemplo, en el caso de la merluza común, estudios preliminares del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) y Cedepesca estiman la pesca ilegal en 32.000 a 45.000 toneladas, lo que hace prácticamente imposible poder recuperar este recurso en el corto plazo. También hemos sido testigos de casos recientes, aún no resueltos por la justicia, de prácticas irregulares en el procesamiento de harina de pescado. Por tanto, se trata de un fenómeno que no puede atribuirse solo a un sector específico de la actividad. Es un fenómeno que se presenta, en consecuencia, en toda la cadena de extracción, procesamiento, transporte y comercialización de los productos pesqueros.

El Gobierno, a través de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), también ha querido dar una clara señal política en contra de la pesca ilegal en el plano nacional, al enviar un proyecto de ley para modernizar y fortalecer el Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura). La iniciativa, que se encuentra en discusión en la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos de la Cámara de Diputados, debe ser bienvenida, pues, si bien contiene algunos aspectos que deben ser perfeccionados, es una iniciativa que en general apunta en la dirección correcta: combatir las malas prácticas pesqueras, incluyendo la pesca ilegal, y lograr una actividad pesquera sustentable.

Pero esta señal política solo será potente si el Ejecutivo le asegura al Sernapesca los recursos necesarios para que sea efectivamente capaz de ejercer de buena forma las medidas y atribuciones contenidas en el proyecto, resguardando que el ajuste fiscal no vaya a afectar la labor fiscalizadora del organismo, en desmedro del combate a la pesca ilegal, más aún en un contexto donde se está impulsando un cambio de ley para enfrentarla.

Para la Sociedad Nacional de Pesca es una tarea fundamental terminar con la pesca ilegal y va a apoyar las iniciativas del gobierno, las ONGs y cualquier otra que tenga este objetivo. Como gremio también tenemos desafíos en la materia, así como un firme compromiso por mejorar las prácticas pesqueras del sector incorporando los mejores estándares mundiales en la materia.

Sin combatir la pesca ilegal, en todas sus formas o expresiones, no será posible la conservación ni la recuperación de nuestros recursos pesqueros. Esta es una gran tarea que tiene no solo el sector pesquero, sino toda la sociedad. El combate a la pesca ilegal debe ser una política de Estado”.

Francisco Orrego también escribió una columna sobre acuerdos en el sector pesquero, la cual fue publicada en El Mercurio de Valparaíso. Presione aquí para acceder a ella.