Alrededor de las 23:00 horas de este viernes 8 de abril, arribó hasta Quintero el pesquero peruano “Oriana I”, capturado en faenas de pesca de tiburón a 166 kilómetros de Tongoy (Región de Coquimbo), tras ser detectado por un patrullaje de exploración aeromarítima, realizado por el avión naval P-295.

En el muelle de dicha localidad de la Región de Valparaíso fueron recibidos por el gobernador marítimo de foto_0000000220160409103728Valparaíso, comandante Rodrigo Vattuone; el cónsul general de Perú en Valparaíso, Alberto Fernández Prada Franco; y autoridades del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Policía de Investigaciones (PDI) y políticas.

Los procedimientos fueron explicados por el comandante Vattuone una vez abordada la lancha peruana, los que incluyeron una inspección física y de salud de los cinco pescadores peruanos, los que se encontraban en buenas condiciones, para luego ser trasladados al Hospital de Quintero. Los protocolos continuaron con la verificación de la condición de extranjería de la tripulación del pesquero, donde uno de ellos no contaba con los documentos en regla, lo que será regularizado por el Consulado.

El cónsul Fernández Prada Franco agradeció a la Armada y autoridades por “la buena acogida, la hospitalidad que me han dado acá y sobre todo por las facilidades que se le están dando a los tripulantes de esta nave pesquera, que lamento estén en estas circunstancias tan enojosas y buscaremos, junto con las autoridades, una solución del caso”.

A las 08:00 horas de este sábado, en tanto, personal de la Armada junto a funcionarios del Sernapesca procedieron a retirar la carga pescada de la embarcación, los que incluyen protocolos de pesaje para determinar el recurso ilegal extraído, los que equivaldrían a unos 300 kilos.

En una primera etapa el pesquero “Oriana I” quedará en la bahía de Quintero, en una boya custodiada por la autoridad marítima, de manera que una vez presentados todos los antecedentes al Juzgado Civil se determinen las acciones posteriores.

Cabe recordar que la embarcación fue capturada en faenas de pesca de manera ilegal dentro de la Zona Económica Exclusiva chilena, ya que se encontraba con su línea de espinel en el agua y con aproximadamente 40 ejemplares de tiburón y cinco aletas en el interior de sus bodegas.

Vea aquí más detalles de la captura.