(EFE) El viceministro peruano de Pesca y Acuicultura, Juan Carlos Requejo, realizó un llamado a los países del Pacífico sur a “trabajar contra la pesca ilegal” por medio del desarrollo de protocolos y fiscalización conjunta, según informaron este lunes 11 de abril fuentes oficiales en un comunicado.

La iniciativa fue planteada por Requejo en el Primer Encuentro Internacional sobre Pesca Ilegal: “Legislación y Procesos Sancionatorios en el Pacífico Este”, realizado en Lima a inicios de abril y al que acudieron representantes de Ecuador, Chile y Colombia, entre otros.

[Incluido Chile: Seis países abordaron el flagelo de la pesca ilegal]

De acuerdo con su propuesta, “la tecnología y los procedimientos no serían tan importantes” para “disuadir a las embarcación ilegales en el Pacífico” si no se cuenta con el trabajo articulado de los países que conforman el bloque.

“Necesitamos implementar desde nuestro mar y desde afuera mecanismos permanentes e instrumentos estandarizados que ya estamos trabajando con Chile y Ecuador, pero la idea es incorporarlos a todo el Pacífico”, subrayó Requejo.

El viceministro de Pesca y Acuicultura destacó la “prepublicación” de una norma para homogeneizar los sistemas de control de embarcaciones con Chile.

Requejo remarcó además la realización durante los dos últimos años de talleres internacionales sobre los mecanismos de control y vigilancia que diferentes países aplican para controlar la pesca ilegal.

En cuanto a la tecnología y procedimientos para evitar que embarcaciones ilegales ocupen aguas peruanas, el viceministro peruano sostuvo que los barcos “tendrán que someterse al control de satélites y contar con identificación”.

“Hemos desarrollado además un mecanismo de control como el Sistema de Seguimiento Satelital (Sisesat) que ubica la embarcación pesquera en 15 segundos y envía alertas hasta en un máximo diez minutos”, agregó Requejo.

Durante el Primer Encuentro Internacional sobre Pesca Ilegal se discutió el modo en que cada país enfrenta la pesca ilegal y los daños económicos y ambientales que genera esta actividad extractiva.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) estima que el 50% del total de capturas marinas a nivel mundial tiene un origen ilegal.