Por primera vez en la historia del sur de Chile se han podido determinar áreas de riesgo para el desarrollo de Floraciones Algales Nocivas (bloom) a lo largo de las regiones australes, incluyendo zonas en océano abierto.

Hasta la actualidad, los monitoreos de marea roja y las alertas sanitarias solo se habían establecido para zonas puramente costeras; mientras que durante el presente verano/otoño 2016 ha sido posible el establecimiento de áreas de riesgo más allá de los lugares de muestreo.

Lo anterior ha sido posible, entre otras cosas, debido al trabajo realizado por el laboratorio de toxinas marinas del Servicio de Salud de Los Lagos y la empresa Mariscope, la cual ha suministrado al ente público imágenes de satélite procesadas por la Dra. Cristina Rodríguez.

“Los mapas elaborados permitieron establecer alertas tempranas en distintas zonas, y anticiparse a eventos de toxicidad corroborados en terreno, por ejemplo en las costas de Ancud, Cucao, Carelmapu y Calbuco, entre otras ubicadas en áreas interiores de la Region de Los Lagos”, asegura la Dra. Rodríguez.

Así, según lo detallado por la directora ejecutiva y responsable de proyectos de aplicaciones satelitales de Mariscope Ingeniería, las primeras imágenes fueron entregadas a la Seremi de Salud a comienzos de febrero y, a posteriori, se han ido emitiendo nuevos mapas informativos, así como las consideraciones sobre los mismos.

“Las imágenes son recibidas diariamente, y siempre que haya ausencia de nubes, dado que se trata de datos ópticos, es posible elaborar mapas satelitales de la concentración de fitoplancton y de la actividad metabólica algal. Esto significa que gracias a esta información se pueden establecer los núcleos de máxima reproducción de microalgas, los cuales tienen una señal espectral diferente a la clorofila total y están directamente relacionados con el riesgo de permanencia de estos eventos”, explica la Dra. Rodríguez, precisando que estos núcleos pueden detectarse desde el espacio usando información radiométrica específica mediante la aplicación de algoritmos apropiados.
Comparación de Mapas
En base a la comparación de mapas (en la imagen), sostiene que se debe tener en cuenta que los muestreos en el mar (tanto por los organismos de Salud como por otros como el Instituto de Fomento Pesquero, IFOP) tienen un número limitado de presupuesto y por esto hay un cierto número de estaciones de muestreo. “Si se hubiera muestreado en más lugares lo más probable es que también fueran positivos como se evidencia en las imágenes de satélite, ya que es la única técnica que puede cuantificar actualmente dimensiones espacio-temporales del bloom. Esta imagen representa solo un día, con una situación que se fue monitoreando casi diariamente. En cambio, los muestreos en el mar, que son esenciales, se pueden hacer en base al presupuesto de salidas a terreno a lugares concretos y no de forma permanente. Así, según esos datos, científicamente solo se podría aseverar en base a la información de los muestreos, y estos no contemplan aguas abiertas. El objetivo, entonces, es fomentar la colaboración interinstitucional y también con los privados, ya que la investigación aplicada puede ser determinante para una mejor toma de decisiones”.

Es así que, de acuerdo con las palabras de la representante de Mariscope, las alertas tempranas tomadas en base a datos integrales han permitido que las instituciones de Salud puedan activar su estado de emergencia, evitando el consumo humano de productos marinos portadores de toxina.

El Niño

Más en detalle, dice que para esta aplicación se han utilizado datos de tres satélites distintos y a inicios de marzo se incorporó un cuarto, Sentinel-2, con el cual fue posible observar el bloom algal con 10 m de resolución espacial, gracias a los nuevos satélites de monitoreo terrestre de la Agencia Espacial Europea, con los que Mariscope ha realizado proyectos en este ámbito desde el año 2003.

“El seguimiento realizado en el laboratorio científico de oceanografía aplicada de la empresa ha permitido realizar un seguimiento exhaustivo de los eventos ocurridos en el mar. En enero se pudo detectar el inicio de una floración algal extensa e intensa que fue la responsable de la mortalidad masiva de salmones en las semanas subsiguientes. Y la persistencia de estas floraciones en el espacio y en el tiempo, han estado relacionadas con las condiciones ambientales, posiblemente influenciadas por el evento de El Niño presente en el océano Pacifico, las cuales persisten en la actualidad”, concluyó la Dra. Rodríguez.

Vea también: IFOP por marea roja: “Ha mostrado una intensidad superior a los Niños del siglo pasado”