Evidenciando su malestar por la, a su juicio, tardía respuesta del Gobierno ante la denominada nueva “crisis del salmón” y también por el actual escenario de marea roja, pescadores y trabajadores de distintos puntos de la Región de Los Lagos realizaron manifestaciones durante la jornada de este lunes 2 de mayo.

Fue así que primero, Quellón, en el extremo sur de la Isla Grande de Chiloé, amaneció con barricadas. Luego, pescadores de Queilen, también en la Provincia de Chiloé, mantuvieron tomada la ruta en cruce Detico, demandando claridad en la ayuda estatal. Más tarde se sumaron las protestas en otras localidades, como Ancud y Chacao, donde se impidió que los transbordadores zarpen hacia el territorio continental.

En definitiva, cerca de 2.500 pescadores protestaron contra el bono de compensación ofrecido por el Gobierno, rechazando los $100.000 para cada una de las familias afectadas y pidiendo que la cifra sea cuatro veces mayor.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), entidad que apoya el descontento de la pesca artesanal y de quienes han sido despedidos de las empresas salmonicultoras, subrayó que desde que se publicó la nueva encuesta de empleo han reiterado que “los trabajadores más desprotegidos son los independientes, aquellos que no cotizan y que en las crisis como estas son los más vulnerables; mientras que en tiempos de bonanza económica nada piden al Estado y solo aportan al progreso”.

De igual manera, la organización laboral sostuvo que quienes se reunieron en Puerto Montt este domingo 1 de mayo para conmemorar del Día Internacional del Trabajo, “pedían como una forma de protestar cantar el himno nacional guardando silencio en la estrofa que refiere ‘y ese mar que tranquilo te baña, te promete un futuro esplendor…”, puntualizó la CUT en una nota de prensa.

Toma de oficina del Sernapesca

En tanto, durante la mañana de este lunes en la ciudad de Puerto Montt, un grupo de pescadores representados por la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach) se tomaron la oficina de atención a público del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), ubicada en la Gobernación Provincial de Llanquihue, exigiendo soluciones ante la seguidilla de robos en áreas de manejo, más aún considerando que estas se encuentran cerradas por marea roja y se corre el riesgo que esos productos lleguen al consumo humano.

Hasta el edificio de la Gobernación también llegó el alcalde Los Muermos, Emilio González, para unirse a las peticiones de las mujeres y hombres de mar.

“Imagínese si alguien muere, ¿a quién le echarán la culpa? Probablemente a los pescadores artesanales como nosotros y no a los piratas ni ladrones”, enfatizó a AQUA la presidenta de la Conapach, Zoila Bustamante, detallando que en la noche de este domingo delincuentes ingresaron a las áreas de Caleta Estaquilla. “La Armada apareció con mínimo apoyo y Carabineros tardó cuatro horas en llegar. Ya nos cansamos de esta situación y por eso nos tomamos la oficina del Sernapesca”, argumentó la dirigente.

Tras reunirse con el director regional del Sernapesca Los Lagos, Eduardo Aguilera (escuchar audio para más detalles), los pescadores pidieron la presencia de la secretaria regional ministerial (seremi) de Salud, Eugenia Schnake, y también del gobernador marítimo, capitán de navío LT Pedro Valderrama Carrillo.

Así, en el transcurso de la tarde se sentaron a dialogar con el director regional del Sernapesca, la autoridad marítima y las seremis de Economía y de Salud, donde por lo pronto se aprobó una resolución que permite a los pescadores operar áreas de manejo de locos.

Presione aquí para ver los detalles de esa noticia.

En tanto, trascendió que a las protestas en Chiloé y Puerto Montt ahora se sumarían tomas de rutas en Maullín, Carelmapu y otros sectores aledaños durante la jornada de este martes. Incluso, en la ruta de Pargua el tránsito ya se encuentra suspendido en el peaje troncal norte-sur sumándose al enlace Maullín.