“Las regiones se están transformando en zonas de sacrificio y los ciudadanos se sienten cada vez más abusados”.

Así de categórico fue el senador Antonio Horvath en el último capítulo del programa Contrapuntos, conducido por el periodista Sergio Campos y transmitido por TV Senado.

En la oportunidad, el legislador por la Región de Aysén efectuó un descarnado análisis de la realidad de nuestro país, del fuerte centralismo que experimentan las regiones y sobre la crisis que ha causado la marea roja, principalmente en la Región de Los Lagos.

Sobre ese punto, el senador sostuvo que se trata de “un fenómeno que se despierta bajo condiciones especiales, el Antonio Horvath (Foto Senado.cl)cambio climático influye, las temperaturas de las aguas, cuando se botan desechos, cuando se hace una acuicultura no sustentable y deja que los desechos formen una ‘costra’ en el fondo, o cuando los salmones muertos se van a tirar al mar”.

En su opinión, y según lo destacado en el sitio electrónico de la Cámara Alta, “hay que ir en ayuda social inmediata de la gente que está sufriendo con la marea roja, pero no es solamente la de la Región de Los Lagos, Magallanes y Aysén también la estamos sufriendo hace 20 años, por lo tanto hay que meterse en áreas que no se ven afectadas por este fenómeno y hay que hacer mucha Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i). Del Producto Interno Bruto (PIB) estamos invirtiendo el 0,2% en investigación, cualquier país que quiere despertar tiene que invertir el 2% o 3%, o si no, no vamos a ninguna parte”, enfatizó Horvath.

El legislador sostuvo que “si nos dedicamos a reforestar intensivamente, a desarrollar Energías Renovables No Convencionales (ERNC), a aprovechar nuestra diversidad, si nos abocamos a sacar adelante cada una de estas pequeñas comunidades que conformamos a través de las regiones, en cuatro años hacemos la diferencia. El punto es que recién estamos separando la política del dinero, porque sabemos que el dinero ha financiado las campañas y después se cobran los aportes. Esto se terminó en Chile y va a permitir que la gente gobierne de verdad y no para unas pocas empresas”.

Descentralización

El senador Horvath también se refirió al centralismo que experimenta Chile y a la falta de conectividad que aún existe en el país. “La fórmula real es hacer un camino continuo y entre Puerto Montt y la Región de Aysén hay tres transbordos y después de 35 años, de un proyecto que viene de los años ’70, tenemos el Cuerpo Militar del Trabajo y de la Dirección de Vialidad instalados haciendo la ruta sin transbordo que se paralizó el año ’85, después de gastarse $12.000 millones en estudios”.

Este retraso en las obras, a juicio del congresista, se debe a que “los ministerios se han desempoderado, el Estado ha dejado de tener esa capacidad que nosotros mismos hacíamos proyectos y construíamos como Estado. El funcionario público mira pasar papeles y está sujeto a que los papeles estén en orden; pero eso no guarda relación con la realidad, tenemos que recuperar la capacidad de hacer cosas por nosotros mismos”.

El legislador explicó que “acá todo lo hemos privatizado y de esta privatización se culpa al modelo neoliberal, al régimen militar, pero resulta que bajo las alas de la Concertación se siguió privatizando: el agua, los puertos, las empresas eléctricas. Ese modelo no se sustenta en el tiempo, las regiones se están transformando en zonas de sacrificio y los ciudadanos se sienten cada vez más abusados, porque estas empresas grandes que hacen conversar a los dos grandes grupos políticos, manejan el país”.

Para evitar esto, el senador Horvath sostiene que “ese modelo no resiste más y por eso si las regiones, las comunidades, nos revolucionamos en el sentido de empoderarnos e impedimos que estas cosas sigan sucediendo y nos vamos por las Energías Renovables No Convencionales, porque en algún momento se nos dijo que si no se hacían los grandes proyectos como HidroAysén Chile se queda a ciegas, sin luz, y eso no es cierto. La experiencia ha ido demostrando que tenemos mucho a qué echarle mano: el Sol, el viento, pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas que no inundan ningún valle y cerca de los lugares de consumo”.

En la actualidad, la mitad de la Región de Aysén es área silvestre protegida, por lo que “los servicios que presta a Chile y a la humanidad, en el sentido del agua, la biodiversidad y efecto beneficioso para afectar el cambio climático de esa área son muy grandes. El turismo en torno a las áreas silvestres protegidas es espectacular, no es lo mismo vivir al lado de una faena minera que vivir al lado de un parque”, concluyó Horvath.