(Pulso) El pasado jueves 26 de mayo se llevó a cabo la «Sjømatkonferansen 2016», una de las ferias más importantes a nivel mundial para la industria del salmón. En ese marco, una de las exposiciones que más llamó la atención fue la de Jon Hindar, CEO (director ejecutivo) de la segunda mayor salmonicultora del mundo, Cermaq, quien presentó un panorama nada favorable para la industria chilena.

El ejecutivo dijo que la actual crisis de costos y eficiencias productivas en nuestro país podría terminar afectando incluso a la industria noruega.

«Un escenario prolongado de crecimiento negativo en Chile puede conducir a una destrucción de la demanda por salmón, a menos que el crecimiento en Noruega pueda compensarlo», dijo el ejecutivo de la salmonicultora controlada por la multinacional japonesa Mitsubishi.

«La recuperación de la industria del salmón en Chile es posible, pero no hay soluciones rápidas para que pase a ser sostenible», advirtió Hindar, quien tras el cambio de controlador de Cermaq se mantuvo en su cargo.

A su juicio, el país sudamericano debe resolver sus principales desafíos en beneficios de la industria salmonicultora mundial, planteando en esa línea cuatro ejes en los que deben trabajar privados y el Gobierno. Se trata de regulación, SRS (enfermedad que provoca altas mortalidad y que obliga a la aplicación de altas cantidades de antibióticos), logística y mercado, y percepción de los consumidores.

El primero de ellos apunta reducir el riesgo biológico a través de una limitación del crecimiento y la volatilidad. A este le sigue el desarrollo de una vacuna que apunte al combate del SRS y reduzca el uso de antibióticos. Además, convertirse en un proveedor confiable y estable. Por último: alcanzar una comercialización genérica para reforzar la percepción e identificación de los consumidores.

Cabe hacer presente que Chile ha impulsado durante los últimos años la oferta de salmones en el mercado mundial. Ejemplo de ello es que durante el primer trimestre de 2016 la producción mundial de salmón Atlántico tuvo un leve aumento de 0,2% en relación con igual período de 2015, lo que se explica principalmente por el aumento de Chile (+5,1%), compensado en parte por una disminución en Noruega (-6,1%).

Vacuna

Recientemente, la industria salmonicultora comenzó los testeos de una nueva vacuna que podría alivianar la carga de antibióticos. Hindar reveló que Cermaq Chile ha aplicado inmunización a al menos 5 millones de smolts durante 2016, con el objetivo de limitar los brotes de SRS.

De hecho, para Hindar, el mayor desafío que tiene esta industria en nuestro país es justamente el combate a dicha enfermedad endémica, que provoca hemorragias a los peces y cuyo control podría mejorar la calidad de los peces y elevar el precio obtenido.

El valor total de las exportaciones de la industria durante el primer trimestre alcanzó los US$1.022 millones, lo cual representa una caída de 6,2% respecto al mismo periodo del año anterior y un alza de 10,3% respecto al último trimestre de 2015.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en Pulso.