Durante la mañana de este martes 14 de junio, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) reiteró su compromiso por adoptar medidas adicionales para el control de A. catenella, y prevenir así el ingreso de la microalga desde la Región de Aysén, a través de las embarcaciones que prestan servicio a la salmonicultura (wellboats).

Entre las medidas anunciadas por la institución, están el muestreo oficial para el 100% de las embarcaciones tipo wellboats que transportan peces vivos de la Región de Aysén a plantas de Quellón (en el sur de Chiloé) y la implementación de un laboratorio para la detección de A. catenella en la oficina del Sernapesca Quellón, donde los mismos funcionarios realizan los análisis de identificación y cuantificación de la microalga para evitar la descarga de aguas contaminadas a la bahía de la comuna.

Wellboat (Foto Sernapesca)2

“Nuestros funcionarios fueron capacitados por la doctora Miriam Seguel, del laboratorio CERAM (Centro Regional de Análisis de Recursos y Medio Ambiente) de la Universidad Austral de Chile (UACh) – Sede Puerto Montt, luego de que el Sernapesca lo reconociera como Laboratorio de Verificación de A. catenella“, explicó la subdirectora de Acuicultura del Servicio, Alicia Gallardo.

La autoridad ahondó que los resultados de estos análisis están sometidos a un sistema de control mediante contramuestras que se envían al CERAM, y hasta el momento ha habido 100% de coincidencia entre los resultados.

De igual manera, Alicia Gallardo precisó que el Sernapesca se encuentra evaluando los sistemas de retención o inactivación de la microalga en los sistemas de descarga de las plantas procesadoras de Quellón, luego de la visita a la zona de expertos evaluadores quienes revisaron in situ el funcionamiento de estos sistemas y su efectividad.

Inspectores embarcados

Desde la institución adelantaron que esta semana comenzarán a embarcarse inspectores del Sernapesca en wellboats para fortalecer la fiscalización y anticipar el resultado de las muestras de agua que traen las bodegas.

“Actualmente el procedimiento de cierre se verifica al momento de la recalada; asegurando que cada embarcación mantenga un registro de seguridad e inviolabilidad del proceso de cierre de compuertas”, subrayó el director del Sernapesca Los Lagos, Eduardo Aguilera.

Wellboat (Foto Sernapesca)

La autoridad regional agregó que este monitoreo se realiza antes del desembarque, lo que ha permitido tomar decisiones con enfoque preventivo y precautorio, como instruir la descarga directa de los peces en planta.

A esto se suma el muestreo dos veces por semana en la denominada “línea FAN” que marca el límite entre el área declarada FAN (floración de algas nocivas) y la zona no declarada, que es donde los wellboats deben cerrar sus compuertas. “De este modo, se asegura que el agua utilizada en la recirculación no porta células de la microalga”, enfatizó Aguilera.

Finalmente, el director regional del Sernapesca recalcó que aquí se deben conciliar la legítima preocupación de los pescadores y la comunidad en general respecto de la dispersión de A. Catenella, con la necesidad de mantener un suministro continuo y seguro de materia prima para que las plantas sigan operando. “Para esto, Sernapesca debe entregar las garantías de que el transporte de peces que llegan al puerto de Quellón se hace de forma segura y expedita, porque lo que no puede pasarnos es que finalmente la comuna pierda competitividad, las plantas dejen de procesar e impactemos negativamente en el empleo que estas generan para los habitantes de la zona”, concluyó Eduardo Aguilera.

Wellboat (Foto Sernapesca)4