Este miércoles 20 de julio se cumplieron siete días desde que un grupo de trabajadoras y trabajadores desvinculados de la industria salmonicultora llevan acampando en el exterior de la Intendencia de Los Lagos, con el objetivo de que el Gobierno les entregue, según sostienen, una solución de fondo a su crisis laboral, ya que rechazan los cursos de capacitación.

Los manifestantes, articulados en el denominado “Comité de Cesantes del Salmón”, piden el pago de un bono de $400.000 cancelados de una vez y de inmediato; monto al que se suman $100.000 también de pago al instante, así como por un periodo de cuatro meses.

Por su parte, el intendente regional, Leonardo de la Prida, ha reiterado que no pueden cancelar un bono a personas desvinculadas desde el sector privado, y que para esto existe la cobertura de las leyes laborales, como el seguro de cesantía. Además, argumenta que muchos de los afectados se desempeñaban con contrato indefinido, plazo fijo o fin de faena. Precisamente, esta última condición ha sido uno de los puntos que el Gobierno dice querer modificar, debido a los abusos que se generan en las industrias.

En tanto, el presidente del Consejo Provincial de la CUT Llanquihue, José Pacheco, subrayó a través de un comunicado que el Ejecutivo “aún no entrega una respuesta que permita que los ex trabajadores del salmón tengan un empleo transitorio que les permita el sustento familiar”.

En esa línea, lamentó que los representantes del “Comité de Cesantes del Salmón” deban permanecer al exterior de la Intendencia considerando las inclemencias del tiempo que se han dejado sentir por estos días en Puerto Montt; y precisó que “han debido organizarse en turnos para mantener una ocupación constante, ya que están conscientes que deben permanecer ahí hasta encontrar una solución”, enfatizó Pacheco.

4.000 despidos

El presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Felipe Sandoval, ha detallado que considerando los ajustes que se realizaron en la industria entre enero y mayo, producto tanto de la crisis financiera -de bajos precios y altos costos- como del bloom de algas que se tradujo en un recorte de cerca del 20% de la producción, en lo que va de año se han generado unas 4.000 desvinculaciones.

Lea: Crisis del salmón dispara solicitudes del seguro de cesantía

Pese al elevado número, Sandoval estima que no debieran verse alzas tan importantes en los próximos meses.