Un amplio debate en el sector acuícola generó la nota titulada “Temen que Chile quede rezagado en el desarrollo de la salmonicultura oceánica” que fue publicada por AQUA hace dos semanas.

En ella se alertaba de lo que podría pasar si es que no se agiliza el proceso, ya que la falta de espacios costeros -sea por motivos sanitarios, demanda de otros rubros productivos, rechazo social, entre otros- podría estancar el crecimiento de la industria del salmón. Sin ir más lejos, tal como se mencionó en la publicación anterior, en Noruega el único proyecto aprobado hasta ahora para recibir fondos del nuevo programa de Gobierno es uno de SalMar, que precisamente construirá un centro muy lejos de la costa, donde por ejemplo el piojo de mar no puede sobrevivir.

Pero más allá de las voluntades para apostar por los cultivos en zonas expuestas u offshore -como también se le conoce por su terminología en inglés-, donde se reduce gran parte de los factores que limitan la expansión acuícola, lo que se necesita es Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) que realmente permita avanzar en la materia.

Es así que las entidades que componen el Nodo de Acuicultura de Zonas Expuestas, el cual cuenta con financiamiento de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), han comenzado a presentar sus nuevas tecnologías que garanticen que la producción en mar abierto será sustentable.

Una de ellas es la empresa especializada en desarrollar construcciones flotantes Sitecna, que para el caso de las zonas expuestas ya cuenta con pontones de hormigón o acero con capacidad de carga de más de 1.000 toneladas y donde se posibilita el trabajo de entre ocho y 22 personas viviendo a bordo. “Entendemos la importancia de la seguridad y comodidad para el personal que desempeña su labor lejos de la costa. Es por esto que los pontones para zonas expuestas están desarrollados para mantener una mejor estabilidad en condiciones adversas de viento y oleaje”, comenta su gerente general, Eduardo Mas, quien precisa que se trata de un sistema de diseño propio que, entre otras cosas, protege las quillas de enfriamiento.Pontón zonas expuestas (Foto Sitecna)

Pero los ingenieros de Sitecna quieren ir más allá y es así que actualmente trabajan en nuevos proyectos (ejemplo, el render a la derecha). En esta línea, Mas sostiene que “seguros de que el proceso hacia una salmonicultura oceánica debe iniciarse en algún momento, es que queremos estar en la vanguardia en el desarrollo de nuevas tecnologías. Para esto ya hemos avanzado en varias evaluaciones al respecto de poder habitar el mar o al menos poder trabajar en él en lugares mas alejados”, enfatiza el ejecutivo.

Jaula sumergible

Otras de las compañías que participan activamente del Nodo de Acuicultura de Zonas Expuestas es P@tagon Ltda. Esta, de la mano con Innovex (monitoreo de variables ambientales y visual), EcoSea (jaula con mallas de aleación de cobre) y Skretting (productora de alimento para peces), desarrolló una jaula sumergible destinada a ser operada en zonas de mayor dinámica, es decir, de exposición al oleaje y viento.

El proyecto, que también contó con subsidio Corfo, logró dar con una solución de jaula sumergible que fue implementada a nivel de prototipo productivo en salmón coho en el centro de cultivo “Malomacum” de Ventisqueros. Acuicultura oceánicaPosteriormente, detalla su gerente general, Claudio Pavez, conociendo de la necesidad de este tipo de tecnologías, se focalizaron en avanzar en la disposición de alimento a mayor profundidad en la jaula de cultivo, equipo que, según precisa Pavez, “actualmente está siendo probado a nivel productivo en dos empresas productoras de salmones y trucha, y que puede resultar como solución adecuada a ser implementada en la acuicultura en zonas expuestas”.

En otro proyecto desarrollado por P@tagon con financiamiento público-privado, destaca el desarrollo y prototipaje de un reticulado de anclaje para ser utilizado en un sector de mediana energía que está destinado a soportar las cargas que genera una estructura de soporte de turbinas de energía mareomotriz. “En su conjunto se trata de un proceso de innovación y prototipaje desarrollado por P@tagon Ltda. que busca ampliar la actividad hacia zonas de mayor energía característica, iniciativa que se alinea con el propósito planteado en el Nodo de Acuicultura en Zonas Expuestas”, sostiene Pavez.

Orcas y tiburones

Uno de los puntos primordiales a tener en cuenta en el cultivo offshore, sea de salmón u otros peces, es que no solo cambia el escenario oceanográfico, sino que también el de la fauna y, por ende, los depredadores.

En esa línea, EcoSea, la misma mencionada en el proyecto de P@tagon y que también es parte del Nodo, ofrece redes de aleación de cobre y balsas que no necesitan mallas loberas o “antidepredadoras”, ni tampoco buceo de profundidad; lo cual, según su gerente general, Rodrigo Sánchez, “es una tremenda ventaja para la operación en zonas offshore, sabiendo que ya los lobos marinos no serán los únicos depredadores, sino que especies como las orcas y los tiburones se sumarán a los problemas de tener confinados peces en áreas alejadas de la costa”.

De igual manera, el ejecutivo detalla que en sus jaulas offshore y sumergibles han probado con éxito el sistema de Offshoresumersión a distancia y a control remoto, por lo cual en caso de ser solicitado por los clientes, estos podrán sumergir y emerger las balsas con sus peces desde la costa o desde una estación de monitoreo, incluso a millas de distancia sin estar al lado de las balsas.

“También hemos estado junto a nuestros principales proveedores desarrollando mejores y más competitivos alambres de manera de llegar a valores más competitivos pero con prestaciones bastante mejores que las mallas convencionales, pudiendo estar nuestras mallas por más de seis años sin ser reemplazadas o cambiadas, entendiendo que un recambio de malla en zonas de alta energía y/u offshore es un gigantesco riesgo; además de ser una tarea muy compleja y estresante para los peces”, asegura Sánchez.

De exportación

Chile es uno de los pocos países que posee una costa tan extensa y a la vez tan variada en características como temperaturas, salinidades, condiciones meteorológicas y oceanográficas. Precisamente esta diversidad de escenarios ambientales abre grandes espacios para introducir cambios, investigaciones y proyectos innovativos.

Y, tal como vislumbra Alonso Echeverría, director de AEX Group, que es otra de las firmas que componen el Nodo, si Chile sigue esperando para apostar por la acuicultura oceánica, “porqué no pensar en esto como una oportunidad para desarrollar tecnologías de producción de peces para exportar a otros países, los cuales no poseen las ventajas comparativas que tenemos en Chile”; pero sí las ganas de ofrecerle al mundo uno de los alimentos más saludables, los del mar.