“La pesquería de la merluza está en la UTI”, dijo tajante el timonel del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), José Miguel Burgos, al lanzar junto a locatarios del tradicional Mercado Central de Santiago la campaña de la veda de la merluza o “pescada”, que con el eslogan “Paremos el Merluzeo” busca concientizar sobre el dramático estado de colapso de la popular especie e informar de esta restricción de pesca y comercialización que rige desde el 1 al 30 de septiembre entre Coquimbo y Biobío para resguardar su período de mayor reproducción.

“Tres de cada cuatro merluzas capturadas en Chile provienen de la pesca ilegal”, lamentó la autoridad pesquera, quien llamó a la ciudadanía a ser responsables con esta veda y respetar esta medida que prohíbe la extracción, transporte y comercialización mayorista y minorista de merluza fresca, incluidos restoranes, con el fin de proteger su etapa de mayor desove.

“Protege el período reproductivo durante todo el mes de septiembre, es decir, los peces están produciendo huevos, pero estamos haciendo un énfasis especial en esta pesquería porque, insisto, está en la UTI: tiene los niveles de colapso, quizás los más importantes, de pesquerías que se consumen en Chile”, reiteró el director nacional del Sernapesca.

Burgos precisó que “los científicos determinan que si no tomamos medidas drásticas probablemente pueda terminar desapareciendo del plato de los chilenos. Entonces hacemos un llamado muy fuerte a la ciudadanía a respetar la veda, a no consumir merluza durante el mes de septiembre y en caso de consumirla congelada que sea en lugares certificados”, enfatizó.

Acompañado por el director regional del Sernapesca Metropolitano, Alejandro Klenner, y por locatarios del restaurant Las Pailas Blancas, el director nacional del Sernapesca explicó que durante este mes se reforzará en conjunto con la Policía de Investigaciones (PDI), Carabineros, Servicio de Impuestos Internos (SII), autoridad sanitaria y con la Armada los controles de fiscalización en carreteras y grandes centros de expendio como supermercados y terminales pesqueros, además de los puntos de desembarque del recurso.

A la fecha Sernapesca ha incautado poco más de 100 toneladas de merluza provenientes de la pesca ilegal. Se estima que la recuperación de este recurso aplicando vedas, cuotas y acciones que frenen la pesca furtiva puede tardar hasta doce años.