Fue acogido a trámite en la Corte de Apelaciones de Concepción (Región del Biobío) un recurso de protección en favor de pescadores artesanales, incluyendo recolectoras de algas y otras personas que desarrollan diversas actividades pesqueras quienes, a causa de la implementación de un sistema de tramitación electrónica con ventanilla única, por parte del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y que les resulta imposible cumplir, están en riesgo de caer en infracciones y ser castigados con eventuales multas, por no saber informática.

El recurso fue interpuesto por el abogado Pablo Manríquez, profesional que asesora a la Federación de Pescadores (Fedepes), organización en formación que le contactó ante el problema que afecta a sindicatos que la integran.

El recurso es contra el Sernapesca regional. En principio, lo interpuso un pescador, luego adhirieron cinco presidentes de sindicatos de armadores, pescadores, trabajadores de la pesca, buzos, acuicultores, procesadoras, ramos afines, por alrededor de 150 personas representadas directamente y está en trámite la adhesión de al menos otro sindicato de la pesca de Coronel. Dos de las últimas adhesiones se hicieron oficiales el pasado viernes 16 en la tarde y se estima que en la medida que se producen conflictos concretos y se acerca octubre aumentará el número de adherentes.

El  conflicto radica en que Sernapesca implementó un sistema de plataforma electrónica con ventanilla única para la trazabilidad, que es una recolección de datos – conocida como declaración de capturas– para demostrar que todos los productos provienen de una actividad lícita, desde la extracción a la disposición final.

Esta entrega vía internet comenzó a ser exigencia el 1 de septiembre y no se han producido mayores problemas porque la fecha correspondió con el cierre de temporada para los pescadores, que retoman actividades en octubre. Los pescadores están acostumbrados a entregar la información, pero en papel y personalmente. Ahora se les exige por sistema electrónico y sólo por ese mecanismo.

Los  pescadores están conscientes de que la era digital puede representar ventajas para muchos, pero piden comprender que en la Región del Biobío la mayoría de ellos tiene, en promedio, pocos años de escolaridad y son muchos los que no saben manejar un computador para los fines que exige el servicio e incluso algunos ni siquiera poseen dicha herramienta.

Por ello, buscan que se mantengan los dos sistemas. Que quienes pueden informen vía electrónica y quienes no pueden sigan usando formularios de papel.

Los pescadores esperan que el Estado implemente políticas justas para el cumplimiento de obligación es legales para que la entrega de informes para la trazabilidad es obligatoria y quienes no cumplen se exponen a partes del Sernapesca y tendrán que responder en Tribunales, quedando afectos a multas.

Por ahora, el recurso está siendo acogido y el Sernapesca pidió tiempo adicional para informar. Entre los antecedentes que el recurso aporta están los conceptos de que la implementación de un canal electrónico, con exclusión de otros para efectos de cumplir una obligación legal, constituye una actuación arbitraria e ilegal.

“La brecha digital existe y con esta decisión el Sernapesca pretende ignorarla soslayando los conceptos de que el avanzar del Estado en la materia debe ser con flexibilidad, participación y gradualidad”, dijeron los pescadores.