Durante esta semana, Revista AQUA ha estado visitando la Región de Drago Covacich, presidente de los salmonicultores de Magallanes (Archivo)Magallanes con el fin de observar en terreno el desarrollo de la industria acuícola en la zona. En entrevista con el presidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, Drago Covacich (en la foto), en Punta Arenas, el representante gremial explicó la situación actual del sector y las proyecciones de crecimiento de la actividad.

Actualmente, en la Región de Magallanes hay otorgadas 102 concesiones para el cultivo de salmónidos. Sin embargo, solo 34 de ellas –pertenecientes a las empresas Nova Austral, Salmones Magallanes, Cermaq y Australis Mar– están operativas y figuran hoy como centro de cultivo. En conjunto, estas cuatro empresas esperan producir en 2016 unas 70.000 toneladas, mientras que para 2017 la producción podría bordear las 80.000 toneladas.

Además, hay 480 solicitudes de concesiones para esta actividad y por el momento no podrán ingresar más, ya que hace algunas semanas la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) informó, mediante una resolución, que no se recibirán a trámite nuevas solicitudes de concesiones de acuicultura que contemplen el cultivo intensivo de salmónidos en la Región de Magallanes.

Lea >> Subpesca: “No quedan espacios disponibles” para el cultivo de salmónidos en Magallanes

“Las solicitudes quedaron ahí. Ahora, hay que analizar y estudiar estos casos para ver cómo quedará la región en cuanto a este cultivo”, expuso Drago Covacich.

Según el dirigente, considerando el nivel histórico de otorgamiento de concesiones, se puede ver que generalmente no se entrega más del 30% de los espacios solicitados. En este caso, “incluso podría ser menos, ya que hay muchas solicitudes en las mismas áreas, de modo que estimamos que de las 480 no más del 20%, es decir unas 80 o 90, se van a transformar en concesiones otorgadas; a lo más 100”.

Magallanes (Créditos Editec)5

De ese modo, podrían quedar unas 200 concesiones para cultivo de salmónidos otorgadas en la Región de Magallanes, pero a un plazo que aún no se sabe cuándo se podría cumplir. “Hay solicitudes que se están tramitando desde 2007, de modo que puede pasar mucho tiempo. No sé si estemos en condiciones de decir cuándo se terminará el proceso. Yo espero que sea de aquí a unos cinco años, pero es importante que se avance para terminar el ordenamiento de la región”, expresó el representante de los salmonicultores.

[Obtener una concesión salmonicultora tarda un promedio de siete años]

El ejecutivo precisó que estas 200 concesiones aprobadas serían tal vez el límite de operación de la industria en el extremo austral con las actuales Áreas Aptas para la Acuicultura (AAA). Cabe destacar que también está pendiente la relocalización de 38 concesiones que están ubicadas en corredores sanitarios o parques nacionales, pero aquí los productores han solicitado a la autoridad que estas se reubiquen en nuevas áreas.

“No serían nuevas AAA, sino que puntos específicos, donde en cada uno de ellos se situaría una concesión”, dijo. No obstante, este proceso ha caminado lento; solo 13 de esas concesiones han pasado por la Comisión Regional de Uso de Borde Costero y hoy están en trámite de ser declaradas áreas aptas.

No sobrepoblar las áreas

Respecto de la resolución de la Subpesca, sobre el congelamiento de las solicitudes de concesiones, Drago Covacich sostuvo que “la vemos bien. Creo que deberíamos trabajar en estudios de capacidad de carga en las áreas que están muy pobladas para poder tomar buenas medidas de administración futura”.

Magallanes (Créditos Editec)7

¿Por qué habrían áreas sobrepobladas? El dirigente explicó que en la Región de Magallanes, entre los años 2008 y 2010 se trabajó en la zonificación del borde costero en base a las AAA que habían en ese minuto. Fue una labor de alrededor de tres años que determinó, en acuerdo con otros actores como los pescadores artesanales, las áreas preferentes para la salmonicultura. No obstante, en 2010, con el cambio de Gobierno, el proceso quedó inconcluso y vino un cambio en la interpretación de los parques nacionales.

“La zonificación ya implicó una merma, quedando la acuicultura con el 40% del litoral que tenia originalmente. Luego, con el tema de los parques, perdimos la mitad de eso, quedando con el 20% del espacio inicial. De este modo, todas las últimas solicitudes de concesiones se han concentrado en estas áreas bastante restringidas. Por eso el Gobierno la declaró como área saturada, para que no sigan entrando más y más solicitudes”, subrayó Covacich.

Al avalar esta disposición, el ejecutivo aclara que no es que no quieran que entren más empresas a la zona, sino que solo esperan que el crecimiento de la industria en la Región de Magallanes se haga “paso a paso y de manera ordenada”, con el fin de proteger las buenas condiciones de cultivo que presentan hoy las aguas del extremo austral, donde, a diferencia de las otras regiones salmonicultoras, hoy están libre de cáligus (piojo de mar) y de la Septicemia Rickettsial Salmonídea (SRS), condiciones patológicas que generan más de US$800 millones en pérdidas cada año en Los Lagos y Aysén.