Una errónea interpretación de la Ley Lafkenche estaría generando impactos negativos para la regularización de concesiones y freno a la inversión pública y privada comprometida en caletas pesqueras artesanales de la Región de Los Ríos, aseguraron dirigentes del sector que se reunieron con el diputado Bernardo Berger.

El legislador, integrante de la Comisión de Pesca, Intereses marítimos y Acuicultura de la Cámara Baja, sostuvo el encuentro con el directorio de la Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur-Valdivia (Fipasur) que preside Marco Ide Mayorga, cita a la que también concurrió el consejero regional de Los Ríos Claudio Mansilla.

Reunión entre pescadores de la Fipasur y el diputado Berger

“Existe preocupación entre los sindicatos pesqueros por la aplicabilidad de la Ley 20.249 que crea el Espacio Costero Marino de los Pueblos Originarios (ECMPO) y que estaría frenando los proyectos de inversión pública y de privados en las caletas, y también los problemas a la tramitación de solicitudes de concesiones que hacen las organizaciones artesanales sobre caletas de la región”, explicó Berger.

“Es un problema básicamente de interpretación del artículo Número 10 de la Ley Lafkenche. Ellos han hecho consultas a la Contraloría y los organismos competentes para lograr destrabar este escenario que, si no se despeja, podría configurar un panorama perjudicial para la actividad artesanal del sur del país”, aseguró el congresista.

Subrayó que en lo inmediato “hay que revisar este instrumento porque no puede seguir existiendo esta incompatibilidad con otros cuerpos legales en elaboración, como la ley de caletas pesqueras. Hay que buscar un acercamiento entre estos dos cuerpos normativos que van a regular todas las instalaciones, concesiones e inversiones que afecten este tipo de espacios en el borde costero”, añadió.

Actualmente existen cuatro solicitudes de ECMPO en trámite en Los Ríos desde 2014 a la fecha (Maiquillahue, Mississipi, Pilolcura-Corral y Mehuín), con una afectación territorial sobre 121.692 hectáreas. Ellas tienen como efecto la paralización temporal de inversiones en siete proyectos de inversión que estaban destinados a caletas pesqueras ya existentes.

Entre los proyectos de inversión pública afectados se contarían la construcción de la caleta de pescadores de Mississipi, la ampliación ya aprobada de la caleta de Los Molinos, y un fondo de administración pesquera también aprobado recientemente en el sector de Niebla.