Tradicionalmente, la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) ha trabajado sus comunicaciones a través de agencias pero, recientemente, el gremio decidió dar un giro e implementó un nuevo modelo que le entregara una mayor importancia y profundidad al área.

Es así como a mediados del año pasado, SalmonChile creó el cargo de director de Comunicaciones y para ello seleccionó al periodista José Joaquín Valdés, quien posee casi una década de experiencia en el rubro salmonicultor y ha trabajado en el mundo financiero y las comunicaciones estratégicas.

Se puede destacar que antes de sumarse al equipo de SalmonChile, Valdés se dedicó a implementar diferentes estrategias y planes de comunicación orientados a distintos públicos de interés, proponiendo estrategias de acción para proyectos principalmente en los rubros minero, acuícola y energético. Al mismo tiempo, el trabajo comunicacional se complementaba con la ejecución de planes de relacionamiento, tanto con autoridades como con comunidades, desarrollando estrategias de inversión social y seguimiento comunicacional a los procesos de evaluación ambiental, entre otras actividades.

Desde mediados de 2016, SalmonChile decidió potenciar sus comunicaciones y lo contrató. ¿A qué se debe la medida del gremio?

Si bien la asociación siempre ha trabajado las comunicaciones, esta vez quiso implementar un modelo distinto, a través de un área interna, lo que es una clara señal de que queremos profundizar nuestras comunicaciones e, institucionalmente, darles una mayor importancia.

Como SalmonChile y como industria tenemos el desafío de comunicar mejor lo que hacemos y lograr que la gente nos conozca por lo que realmente somos y hacemos. Esta es una industria llena de externalidades positivas, que genera un gran aporte al desarrollo de la zona sur-austral del país y que produce alimento saludable para millones de personas.

El área depende de la presidencia y de la gerencia general de SalmonChile. Actualmente estoy en Santiago (Región Metropolitana), pero cada dos semanas estoy en terreno (Aysén, Chiloé y Puerto Montt). Ahí colaboro con el equipo territorial y con los representantes regionales y con sus respectivas agendas. La coordinación con todos los equipos es clave para avanzar y lograr objetivos.

Transcurrido casi seis meses, ¿cuáles han sido las principales labores desarrolladas?

2016 fue un año complejo para la industria en términos reputacionales, principalmente porque se intentó vincular, injusta y erradamente, nuestra actividad con los efectos que generó la marea roja. Tras vivir esa experiencia iniciamos un profundo trabajo interno para establecer el diagnóstico y el camino a seguir para construir una imagen real de la industria y perfeccionar nuestra inserción en las comunidades.

Esta introspección, sumada a un ejercicio intenso de diálogo entre todos los asociados, se traducirá en que durante 2017 nuestros vecinos, proveedores, trabajadores y autoridades verán, en los hechos, un trabajo diferente de nuestra parte. Tenemos claridad respecto a que debemos entregar más y mejor información a todo nivel. Sabemos que existe un gran desconocimiento de la industria y también muchos mitos en torno a ella, por lo tanto, el modelo que ya se está ejecutando es ser más cercano con las comunidades, a través de la transparencia, ética ambiental y diálogos constructivos. Estos elementos son clave para el desarrollo reputacional de la industria que busca ofrecer un nuevo trato a la sociedad, con una nueva mirada.

Ejemplo de esto es el primer Informe de Sustentabilidad que publicamos a principios de enero. Como asociación nos sentimos muy orgullosos de poder informar por primera vez los diferentes impactos, positivos y negativos, del sector. Como industria estamos en proceso de cambio. Queremos adaptarnos a los nuevos tiempos, donde sabemos que las exigencias son más profundas. Este informe nos va a permitir comparar cada año diferentes parámetros de nuestra operación y acción territorial y así continuar mejorando. Además, semana a semana estamos en constante contacto con diferentes medios de comunicación con el objetivo de presentarles los últimos proyectos del gremio y dar a conocer el estatus de la industria.

Hacia futuro, ¿cuáles serán los principales lineamientos que buscarán desarrollar?

Estamos en un proceso de cambio, el cual implica tener una nueva visión, pero estos cambios no son de corto plazo. Desde el gremio estamos muy contentos de lo que en conjunto la industria ha construido en estos 30 años de vida, obviamente que no sin errores, y sabemos que el futuro de esta industria pasa por la sustentabilidad.

Este punto es el pilar y el principal lineamiento del trabajo gremial, no solo en las comunicaciones, sino en todos los campos de acción y de esa manera construimos nuestras agendas de trabajo, bajo esa lógica.

Queremos planificar los próximos 30 años de forma más cercana y transparente.

La industria del salmón de Chile no ha gozado de una buena imagen dentro de la comunidad y las autoridades, lo que ha tenido un efecto negativo al momento de legislarse. ¿Qué nuevas iniciativas se podrían realizar en términos comunicacionales de forma de lograr un cambio de percepción profundo?

Son procesos de largo plazo, lo importante es que existe un diseño estratégico, apoyado por expertos para mejorar la operación de las empresas, la vinculación con el entorno y las comunicaciones, tanto a nivel local –en primera instancia– como a nivel nacional y esto se va empezar a implementar este año.

Las comunicaciones son importantes, pero lo es aún más que la industria sea legitimada por sus stakeholders, y para esto se requiere un arduo trabajo, empatía y buenas prácticas.

Se sabe del poder que hoy tienen las Redes Sociales, sin embargo, SalmonChile no ha potenciado del todo su uso. ¿Qué harán en este sentido?

Obviamente lo entendemos, no solo el poder de la Redes Sociales sino también el flujo de información que transita por las redes. Actualmente tenemos una presencia informativa a través de páginas del gremio, en el mediano plazo está considerando poder ser más activos en Redes Sociales y sumar campañas de promoción e información.

A nivel internacional, la industria del salmón de Chile tampoco cuenta con la mejor reputación. ¿Está dentro de las responsabilidades del cargo ver las comunicaciones a nivel internacional? ¿Cómo se podría revertir esta situación?

Internacionalmente el salmón chileno cuenta con buena imagen, pues se sabe que es un producto de alta calidad. Sin embargo, hay que trabajar más en su posicionamiento, para distinguirnos aún más. Sistemáticamente mantenemos contacto con medios internacionales, proporcionando contenidos y resolviendo dudas. Asimismo, entregamos información a oficinas de ProChile en distintos mercados a través de diferentes solicitudes.

De todas formas creemos que debemos potenciar la información posicionando los atributos del salmón chileno, sobre todo en los principales mercados de destino. En Brasil ya existe un equipo de la campaña “Salmón de Chile” que ha logrado exitosamente entregar información del producto y prontamente se realizará un trabajo más amplio en Estados Unidos.