Como se sabe, el 2015 dejó su impronta en material de floraciones algales nocivas en las regiones de Aysén y Magallanes, notablemente más crítico se presentó el 2016, y este año ya nos estamos enfrentando nuevamente a problemáticas y desafíos ambientales importantes. No cabe duda que esto no será distinto para los próximos años, las elevadas pérdidas económicas que conlleva los FAN para la industria salmonicultora están convirtiéndose en fenómenos más frecuentes y constantes.

El florecimiento de algas nocivas (FAN) que afectó a principios de 2016 causó, en solo tres semanas, la mortalidad de 39.000 toneladas de biomasa, distribuídas en 45 centros de cultivo y generando pérdidas cercanas a los US$800 millones (Eckford-Soper y Daugbjerg, 2016), lo que lamentablemente se tradujo en la pérdida de 4.000 puestos de trabajo permanente directamente vinculados a este sector productivo (13% de la fuerza laboral directa de la industria). Los eventos en estos meses iniciales de 2017 necesitan aún evaluarse más objetivamente.

En la última década, se ha avanzado de manera importante no solo en la identificación microscópica de microalgas tóxicas sino también en la disponibilidad de laboratorios y especialistas. Sin embargo, estos eventos han desnudado algunas falencias técnicas no menores en nuestros sistemas de identificación taxonómica, las cuales quedaron manifiestas cuando en el 2015 tomó meses clasificar Thalassiosira pseudonana, luego el 2016 se apuntó a Chattonella spp. como la especie de microalga responsable de la mortalidad de los peces, situación que solo semanas después logró corregirse, confirmando la presencia de Pseudochattonella verruculosa.

Por otro lado, con el correr de los meses, Intesal observó la necesidad de convocar un taller de expertos para discutir en torno a los desafíos asociados al monitoreo, pronóstico y mitigación de las FAN. Las conclusiones generales de esta iniciativa establecieron una alta probabilidad de que las FAN aumenten a nivel global (cambio climático) y sentenciaron además que queda mucho por hacer en términos de integración y análisis de la información de monitoreo, para que ésta contribuya, de manera oportuna, en la toma de decisiones, para lo cual, por cierto, se debe generar conocimiento y aprender de cada FAN, desarrollando modelos y trabajos científicos para dar sentido a la información que se genera.

En este contexto, el equipo de ADL Diagnostic Chile, aprovechando las capacidades científicas y tecnológicas adquiridas durante sus 17 años de experiencia, se planteó el desafío de desarrollar nuevas alternativas técnicas para colaborar en la resolución, rápida y efectiva, de algunas de las problemáticas asociadas a este tipo de situaciones, principalmente en lo concerniente a la caracterización de las floraciones algales nocivas, no sólo en términos de su composición cualitativa, sino también en la identificación y cuantificación de las distintas especies que las componen.

Utilizando muestras de eventos de FAN registrados durante 2016 en tres centros de la Región de Los Lagos, el equipo técnico de ADL, liderado por su jefe de Laboratorio, Harry Bohle, desarrolló una serie de estudios focalizados en la adaptación de diversas metodologías de manipulación y concentración de muestras de agua, con el propósito de enriquecer la fracción de microalgas contenidas en ellas y, en segunda instancia, abordó la optimización de distintos protocolos de análisis metagenómicos, a través de los cuales se logró finalmente caracterizar cualitativa y cuantivamente las distintas especies que componían estas floraciones específicas.

Como resultado de estos análisis, no solo se pudo generar importante información asociada a la composición de estas FAN, sino que además, se consiguió determinar la abundancia relativa de al menos 27 de sus componentes. Se confirmó así, inequívocamente, la presencia de Pseudochattonella verruculosa, pero al mismo tiempo y de manera similar a lo descrito por Eckford-Soper y Daugbjerg en el 2016, fue posible identificar la presencia en una elevada cantidad de Pseudochattonella farcimen, otra especie perteneciente al mismo género, la cual ha sido reportada como causante de elevadas mortalidades en FANs en el Mar del Norte, Skagerrak (2001) y Kattegat (2006) (Edvardsen y otros, 2007, Riisberg y Edvardsen, 2008). En consecuencia, reportamos aquí el primer hallazgo confirmatorio de Pseudochattonella farcimen, una microalga tan presente y relevante como Pseudochattonella verruculosa en los lamentables eventos ambientales de FAN del 2016. A la fecha, en los múltiples documentos publicados sólo se había indicado a esta última como causante de los FAN, de manera que esta información complementa lo que a la fecha ha sido publicado.

Pseudochattonella farcimen difiere tanto morfológica como físicamente de Pseudochattonella verruculosa. Sin embargo, es casi imposible diferenciarlas, ya que parecen muy similares bajo el microscopio óptico, sobretodo si están fijadas en Lugol, lo que es altamente problemático ya que éste es el fijador más comúnmente utilizado en los programas de monitoreo de FAN (Eckford-Soper y Daugbjerg, 2015).

Las floraciones de Pseudochattonella spp. registradas en el hemisferio norte en 1998, 2000, 2002 y 2004 se desarrollaron en abril y mayo, cuando la temperatura del agua alcanzó un máximo de 18 °C (Riisberg y Edvardsen, 2008). Sin embargo, las floraciones registradas en 2001, 2006, 2007 y 2011 se desarrollaron de enero a marzo y a menudo se solaparon con la floración de las diatomeas de primavera, cuando las temperaturas del agua eran mucho más bajas, entre 2°C y 5°C (Edvardsen et al., 2007, Riisberg y Edvardsen, 2008). Si bien la especie causante de cada floración no se determinó en ese momento, se sospechó que debido a las distintas preferencias de temperatura determinadas para P. verruculosa y P. farcimen por Yamaguchi et al. (1997) y Jakobsen et al. (2012), respectivamente, las floraciones que se desarrollaron antes en la temporada fueron formadas por P. farcimen y las floraciones posteriores más exclusivamente P. verruculosa. En nuestro medio, ciertamente sería beneficioso establecer este tipo de variaciones ya que dados los impactos económicos y sociales  que conllevan es evidente que mientras más y mejor información tengamos una mejor interpretración de los eventos prodemos hacer, y en consecuencia, en un futuro cercano, pronosticar e incluso hasta “predecir” ciertas tendencias que nos permitan definir mejores estrategias de mitigicación.

Si bien las herramientas metagenómicas pueden superar los problemas asociados con la identificación de estas especies morfológicamente similares y de otras especies de difícil clasificación, se entiende que debido a su elevado costo de desarrollo e implementación no pueden ser consideradas como una alternativa efectivamente aplicable al monitoreo rutinario. En nuestra caso, en ADL, la última etapa de este desafío innovativo se focalizó en el diseño e implementación de un método de detección molecular (PCR) que permitiera aplicarse a sistemas de alto rendimiento y, por consiguente, se convirtiera en una herramienta costo-efectiva realmente aplicable, de rápida respuesta, como apoyo a los actuales sistemas de monitoreo. En efecto, los resultados obtenidos hasta ahora han permitido seleccionar sistemas altamente sensibles y específicos para la detección y diferenciación de ambas especies de Pseudochattonella (P. verruculosa y P. farcimen), lo cual permite confirmar el alto potencial de aplicación de las herramientas moleculares anteriormente descritas, las cuales por cierto están actualmente disponibles en nuestro laboratorio de ADL en Puerto Montt para su utilización por parte de la industria. A esto, hemos incorporado además lo que obtuvimos de nuestros estudios metagenómicos y que presentamos a la industria en el Seminario de enero del 2015 en relación a la identificación y presentación de Thalassiosira pseudonana.

Finalmente, a objeto de ofrecer a la industria servicios rápidos y precisos de apoyo, contamos con las técnicas de qPCR, en química Taqman, para identificar en 24 horas la presencia de P. verruculosa, P. farcimen y T. pseudonana. Al mismo tiempo,   estamos incorporando el análisis para detección de Karenia mikimotoi; dinoflagelado aparentemente responsable de las mortalidades de peces en el Golfo de Penas en los recientes episolos durante el presente año. Todos estos análisis podemos llevarlos a cabo tanto en agua como en branquias.

Para mayor información contactar a Patricio Bustos, gerente general, E-mail: pbustos@adldiagnostic.cl; o Andrés Río Frío, jefe técnico-comercial, E-mail ariofrio@adldiagnostic.cl.