Las importaciones de salmón y trucha a Japón en 2016 totalizaron 172.600 toneladas métricas (t), un 10% menos que el año anterior. Esto incluye congelados y frescos combinados, pero excluye el filete y otros productos procesados.

De acuerdo con lo informado en el sitio Minato-Tsukiji, las importaciones cayeron en general para todas las principales especies, incluyendo salmón Atlántico, salmón rojo, coho y trucha.

Los suministros fueron inferiores a los del año anterior debido a la reducción de la producción en los principales países productores de salmón y a la fuerte demanda por este en Europa y Estados Unidos.

En 2016, las principales naciones productoras, como Noruega y Chile, fueron golpeadas por enfermedades de los peces y desastres naturales, con lo que las importaciones japonesas de salmón Atlántico cayeron un 6% a 21.799 t.

El salmón fresco representó el 95% de las importaciones. Aunque la producción reducida sigue siendo básicamente continua, se espera que la producción se recupere en la segunda mitad de 2017.

Trucha

Japón importó 22.647 t de trucha en 2016, un 8% menos.

Chile fue el primer país productor en 2012, con una producción superior a 250.000 t. Pero desde entonces, la producción ha estado en declive debido a las enfermedades de los peces.

Se espera que la producción de este año se sitúe entre 65.000 y 70.000 t.

En los últimos años, los suministros de Noruega han reemplazado en parte a la trucha de origen chileno, mientras que los envíos procedentes de Finlandia y Estados Unidos también han comenzado a aumentar.

En 2016, Japón importó 87.800 t de coho, un 5% menos. De esta cantidad, el 98% provino de Chile.

El año pasado, además de los recortes de producción en Chile, los envíos también se vieron afectados por la demanda fuera de Japón y los retrasos en los envíos. La producción de Chile para esta temporada, entre julio de 2016 y junio de 2017, se espera que se sitúe entre 90.000 y 100.000 t, aproximadamente igual que la temporada anterior.

Sin embargo, las empresas comerciales japonesas creen que los suministros a Japón serán menores que el año pasado debido a los altos precios del salmón Atlántico y la trucha y la fuerte demanda en terceros países.

La mayor parte del salmón sockeye importado es producido por las pesquerías silvestres en Alaska y Rusia. El año pasado, la Bahía Bristol de Alaska disfrutó de una buena captura por segundo año consecutivo.

Sin embargo, debido a la reducción de los suministros de salmón Atlántico de cultivo y a la fuerte demanda en Estados Unidos, los suministros a Japón cayeron por debajo del nivel del año pasado.

Las importaciones en 2016 cayeron un 40% a 11.535 t. Mientras tanto, las importaciones de Rusia subieron un 3% a 25.100 t. En general, las importaciones cayeron un 15% a 37.000 t.

Se estima que la captura de esta temporada en la Bahía Bristol será de 27,47 millones de peces, un 26% menos que el volumen desembarcado el año pasado.