(Pulso) El florecimiento de algas nocivas (FAN, también conocido como bloom de algas) en la zona sur del país implicó que varias de las empresas salmonicultoras vieran afectados sus niveles de producción, debido a la muerte de miles de peces de cultivo por las toxinas. La situación, dicen en el sector, podría haber golpeado aún más duramente las finanzas de las firmas, de no haberse conjugado un escenario internacional de problemas en la producción, que hizo disminuir 2% global la oferta de salmones.

El gerente general de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Felipe Manterola, detalla que esto se explicaría por los precios de 2016, que venían de registrar niveles muy bajos en 2015, y pasando a una recuperación sostenida durante el año pasado. “Con el bloom de algas, esa tendencia de alza de precios se aceleró, hasta llegar a valores muy altos a fines de 2016, lo que repercutió en los resultados”, dice.

Asimismo, el dirigente destaca que “a nivel global la oferta mundial cayó un 2%, por lo tanto hubo un aumento muy considerable en los precios, lo que trajo consigo los números que las compañías han expuesto”, y que el florecimiento algal no afectó a todas las empresas.

Las compañías dieron cuenta del impacto internacional del precio en sus análisis razonado, especificando que en el cuarto trimestre (4T) el precio promedio del filete de salmón Atlántico fresco en Estados Unidos subió en un 77%; que en Noruega el precio promedio tuvo un incremento de 48,3% respecto del 4T 2015, y un aumento de 14,3% respecto del 3T de 2016. De igual manera, en Brasil, el valor promedio del cuarto trimestre fue de US$7,44 por kilo, lo que representa un alza de 65,7% respecto al 4T de 2015.

Esta situación incidió en los números que exhibieron las compañías. Así, el ingreso promedio de estas empresas subió en 20,38%, en comparación a los anotados en 2015, mientras que pasaron de registrar pérdidas a utilidad, al sumar $75.687,6 millones.

Las seis firmas del sector que reportan ante la SVS -Camanchaca, Australis Seafoods, Multiexport, AquaChile, Blumar e Invermar- entregaron la semana pasada sus resultados financieros correspondientes al cierre de 2016. En general, en todas ellas se observaron mejoras en su situación económica. Australis y Multiexport lideraron en ganancias con $26.969,6 millones y $26.722,6 millones, respectivamente.

La última salmonicultora en informar, Invermar, fue la que tuvo la mayor tasa de crecimiento en términos de ingresos, registrando una variación de 114% aproximadamente. A esto se sumó -según detalla en su análisis razonado-, la subida en su facturación, por el alza de la producción de salmones, al pasar desde 11.043 toneladas en 2015, a 23.873. A la cabeza en este ítem se situó Camanchaca, que alcanzó los M$326.828.559.

Esta positiva corriente proveniente del exterior fue aprovechado por las empresas para bajar el nivel de carga financiera de corto plazo. A nivel de deudas, al 3T de 2016 la situación de las de corto plazo mostraba un cuadro complejo para el sector, pues el promedio superaba el 72%. Al 4T, el pasivo corriente mostró caídas a entre el 60% y el 20%. Por otro lado, el pasivo no corriente o largo plazo tuvo un aumento de 32,78%. Esto indicaría que se produjo una renegociación de la deuda del corto plazo, pasándola al largo plazo, así como también hubo un pago de deuda de corto.

Al mismo tiempo, el capital de trabajo subió un 524% (M$317.826.866) y la liquidez se incrementó, pasando de 1,08 veces a 1,75 veces, todos signos de una mejor posición financiera.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en Pulso.