(El Mercurio) Los pasajeros de un avión estrellado tienen sobre un 60% de probabilidades de sobrevivir si el salvamento se realiza dentro de las primeras ocho horas; así lo explica el coronel de Aviación Eleazar Bravo, jefe del Departamento de Planificación y Desarrollo del Servicio de Búsqueda y Salvamento Aéreo de la FACh (SAR).

Cada minuto es clave. Por esto, Chile tomó la decisión de incorporarse a un nuevo sistema, que opera con 75 satélites destinados a localizar las señales de emergencia que emiten las balizas ubicadas, por ejemplo, en aviones y buques.

La gran diferencia con el método actual es que hoy la FACh recibe información captada por cinco satélites de órbita polar baja (Leosar) y uno geoestacionario (Geosar).

Los datos de estos llegan a las antenas instaladas en Punta Arenas (región de Magallanes y de la Antártica Chilena), Isla de Pascua (administrativamente pertenece a la región de Valparaíso) y Cerrillos (región Metropolitana). El tiempo estimado en que se puede captar la localización de una nave siniestrada va entre 5 y 8 minutos.

Mayor precisión

El nuevo sistema, denominado Meosar, funciona con una red de satélites de órbita media que son capaces de captar la ubicación de una baliza de forma prácticamente inmediata y con mayor precisión, obteniendo el punto exacto de un accidente o la zona donde se extravió una aeronave.

Esta mejora, que tendrá un costo de US$5 millones y estará operativa en 2019, permitirá al Centro de Control de Misiones Chile -atento las 24 horas del día en la Base Aérea de Cerrillos- dar aviso de la situación más rápidamente, consiguiendo valiosos minutos para reaccionar frente a una potencial emergencia.

Funcionamiento

Para volar con la autorización correspondiente, todos los aviones, ya sea privados o comerciales, deben tener un pequeño dispositivo llamado ELT (Emergency Locator Transmiter). Durante el vuelo va apagado, pero si se registra un impacto o el piloto decide activarlo, emite señales que son captadas por los satélites, y que permiten al Servicio de Búsqueda y Salvamento Aéreo tomar medidas.

Sin embargo, el ELT tiene también sus limitaciones: no puede emitir señales si está sumergido en el agua, y si el impacto es demasiado fuerte, puede destruirse.

Otra cosa que puede ocurrir con los actuales satélites que informan a Chile es que la señal que alcance a enviar el dispositivo sea demasiado breve para ser recogida. El Meosar, en cambio, podrá captar incluso estas alertas de duración mínima, permitiendo así dar aviso de un mayor número de accidentes y emergencias.

138 es el número al que se puede llamar para dar aviso a la FACh ante cualquier emergencia aérea.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en El Mercurio.