En el rubro industrial es común la presencia de riles, que son básicamente residuos orgánicos, como aguas residuales, restos de distintas especies vegetales, excremento de animales, semillas, comida, o mezcla de estos que tienen la capacidad de fermentar y con ello generan un gran impacto medioambiental al liberar distintos gases y malos olores.

Estas piscinas acumuladoras de riles son un problema sanitario también para la comunidad aledaña a alguna faena o industria que la posea, ya que viene acompañada de fuertes emanaciones de malos olores que hace muy difícil soportarlos a los propios trabajadores y a toda la comunidad a la cual le toca convivir cerca de ellas, con las externalidades propias que trae consigo.

Bajo este escenario aparece una solución desarrollada en Chile por la empresa Exma. Se trata de Barrier Ball, un sistema de cubierta flotante en base a esferas plásticas que reduce las superficies expuestas a la evaporación y emanación de olores de todo tipo de tranques y piscinas.

El gerente comercial de Exma, Cristóbal Rodillo, explicó a través de un comunicado de prensa que se trata de esferas de cinco pulgadas fabricadas con poliestireno de alta densidad con aditivos, las cuales tienen una vida útil de 15 años y ya han sido instaladas en varias faenas mineras, empresas industriales y agrícolas. “Estas tienen una resistencia al viento de hasta 200 km/h y una capacidad de reducción de la evaporación y emanación de olores de un 80%. Además, son amigables con el medioambiente y ayudan a protegerlo”, aseguró el ejecutivo.

Esta tecnología que tiene diversos usos -como evitar la evaporación del agua, reducir el consumo de energía, proteger a la fauna y controlar el crecimiento de algas- ya ha sido empleada en purines por plantas productoras de cerdos, en predios agrícolas y varias faenas mineras.