(Diario Financiero) El viernes de la semana pasada, el Gobierno y la Asociación de Funcionarios de Aduanas (Anfach) acordaron poner término a diez días de paralización de los servicios aduaneros, luego de que los trabajadores acusaran el incumplimiento de un protocolo de acuerdo firmado con el Ejecutivo para mejorar las condiciones de los funcionarios, vía un proyecto de ley de encasillamiento y de ascensos de grado.

Lea >> Trabajadores de Aduanas deponen el paro

Este lunes 5 de junio, en tanto, el Gobierno aterrizó a los congresistas las implicancias de la paralización y reveló datos sobre cómo se desarrolló la negociación.

En una minuta entregada por el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, a legisladores de la Nueva Mayoría, la cartera recalcó que la función aduanera se siguió realizando “con cierta normalidad” a lo largo del país durante los diez días de huelga, salvo en las regiones extremas “donde fue un poco más lento”.

“No obstante, los planes de contingencia permitieron dar continuidad en la atención”, se explicó.

La comunicación relata que el Gobierno “decidió aplicar la ley” y descontó los días no trabajados a los funcionarios movilizados, en concordancia con un oficio de Contraloría que solicitaba información al respecto.

También comunicó la solicitud de renuncia de dos directores regionales (Los Lagos y Magallanes) por “pérdida de la confianza” de parte del director nacional (s), Claudio Sepúlveda, debido a la “no adopción” de las medidas “necesarias para garantizar un buen funcionamiento de sus respectivas aduanas y no ejercer su rol de liderazgo en una situación como esta”.

Además, el texto reveló que el Ejecutivo retiró su propuesta inicial el viernes 26 de mayo, una semana antes que la Anfach depusiera la movilización. Así, plantea que accedió “casi en su totalidad” al petitorio del gremio en aquella jornada, excepto a la solicitud de que el Ministerio del Interior se hiciera parte de la mesa de negociación.

En tanto, este lunes el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, señaló que se mantiene el compromiso de enviar un proyecto de ley que mejore las condiciones de los trabajadores de Aduanas antes del 31 de julio. Esto, si se alcanza un acuerdo con la Anfach.

“Nosotros seguimos comprometidos a respetar plenamente todos los acuerdos previos y esperamos que ese trabajo sea fructífero. Igual ciertamente lamentamos el paro previo, no pensamos que haya contribuido en nada, seguimos trabajando con el gremio, esperamos que haya un acuerdo”, subrayó el secretario de Estado.

Presione aquí para ver la nota desde su fuente original en Diario Financiero.