(El Mercurio) “Hay que mantener las mejores relaciones con los parlamentarios de Gobierno y oposición por lo que venga”.

Ese comentario es parte de la sesión ordinaria del directorio de la Asociación de Industriales Pesqueros A.G. (Asipes), del 6 de noviembre de 2013, y fue encontrado en una de las 129 carpetas incautadas desde sus oficinas, de las cuales once fueron clasificadas por la fiscalía como de “alta relevancia”.

El ex presidente de la Asipes, Luis Felipe Moncada, dejó escrito en estas carpetas todo lo relacionado con el lobby por la Ley de Pesca, los correos electrónicos que se enviaron por este tema a congresistas, además de documentos en que se menciona a políticos a los cuales les hicieron aportes a sus campañas. Algunos de estos montos coinciden con el listado entregado por el Servicio Electoral (Servel) como aportes legales a 54 políticos, los que fueron publicados por “El Mercurio”, y otros no.

El fiscal regional del Biobío, Julio Contardo, y la fiscal de Alta Complejidad Centro Norte, Ximena Chong, solicitaron a la Brigada Investigadora de Delitos Funcionarios Metropolitana de la PDI analizar los antecedentes.

Correos electrónicos

En uno de los informes de la PDI se revisaron todos los correos electrónicos contenidos en los computadores incautados y los que figuraban en las carpetas de Moncada. La mayor parte de estas comunicaciones fueron con la senadora Jacqueline van Rysselberghe (UDI), mencionada en 98. La legisladora, en 2014, presidía la Comisión de Pesca del Senado.

Respecto de la senadora, la PDI dice que hay un e-mail en que Moncada le remite información de conversaciones con el ex subsecretario de Pesca Raúl Súnico (PS), “solicitando que lleguen a un consenso antes de tomar decisiones. Como asimismo, le comenta situaciones que han sucedido en las sesiones de las comisiones de pesca, y llama la atención que en estos casos, cuando se comunican de manera informal, el señor Moncada le suele llamar ‘Coca'”, sostiene el análisis.

Otro correo mencionado es uno titulado “declarar inconstitucional indicaciones”, asociado al proyecto de jurel con línea de mano, “solicitándole a doña Jacqueline el envío de las indicaciones para poder revisarlas, y además, le pregunta por el tiempo que posee para realizar dicha revisión, para así devolvérselas, con la opinión respectiva. Algo llamativo es que Moncada le da ciertos tips, indicándole a la senadora que ella posee la facultad de decretar inconstitucional algún tipo de indicación si así lo estimara, lo anterior al cargo de presidenta que posee”.

El 15 de diciembre de 2014, le envió Moncada su opinión respecto de toda la indicación de un proyecto, para lo cual adjunta un archivo Word, en el cual con letras azules pone sus opiniones.

Sobre la materia, la senadora ha sostenido que no se coordinó “con nadie”, que el proyecto de pesca con línea de mano de jurel surgió desde su grupo de trabajo y que, además, contaron con el apoyo del resto de la comisión, que lo aprobó de forma unánime. “Tampoco es efectivo que presentara 20 indicaciones, porque solo fueron tres”, también aprobadas por unanimidad, ha señalado.

Diputados

La PDI rastreó también correos electrónicos donde se mencionara a diputados. Uno de ellos es entre Moncada y el diputado Enrique van Rysselberghe (UDI), en el cual el primero lo felicita por su nuevo período de congresista, y “por formar parte de la Comisión de Pesca de la Cámara”, procediendo a invitarlo a una reunión almuerzo, junto a la senadora Van Rysselberghe. De igual forma se menciona en las conversaciones “la posibilidad de invitar a visitar la planta y realizar reuniones con el senador Felipe Harboe (DC), diputados Marcelo Chávez (DC), Jorge Sabag (DC), el intendente Rodrigo Díaz (del Biobío), entre otros”, dice uno de los informes.

Además, hay un intercambio de información entre Moncada y Macarena Cepeda y Verónica Ceballos, ambas funcionarias de la Asipes, para que enviaran minutas a diputados. Otro correo es entre el ex presidente de la Asipes, en el que le pide a su secretaria, de nombre Mónica, enviar una exposición con modificaciones efectuadas por él a la Comisión de Pesca de la Cámara en conjunto, “haciéndole la salvedad que en el caso de P. Melero (Patricio, UDI) y Ma. José Hoffmann prefiere él mismo enviársela”, concluyen los policías.

En el caso del parámetro de búsqueda senador, se arrojaron cuatro coincidencias. En una de estas comunicaciones, el presidente de la Asipes le manda a van Rysselberghe una minuta sobre el proyecto jurel con línea de mano, en el cual él comenta: “No creo que podamos detenerlo. Tenemos otras amenazas legislativas más urgentes”. El archivo posee el nombre “minuta senadora”, de fecha 9 de septiembre de 2014.

En otro correo se solicitó reunión con la senadora Adriana Muñoz (PPD) y le recuerdan a Moncada que le pida “a la senadora JVR (se concluye que es Jacqueline van Rysselberghe) que sesione en Talcahuano y que reciba a un señor de nombre Osciel Velásquez (que hoy preside la Sociedad Nacional de Pesca, Sonapesca F.G.)”.

Respecto del subsecretario de Pesca, Raúl Súnico, destacan comentarios asociados a una reunión entre Asipes, Sonapesca, llevada a cabo el 17 de marzo de 2014. La fiscalía investiga, además, 34 boletas emitidas por Marcela Viveros Garay, por un total de $33 millones (3 de mayo de 2010 a 4 de enero de 2013), la cónyuge del ex subsecretario Súnico (PS).

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en El Mercurio.