“La acuicultura y la pesca representan un negocio fantástico, que crecerá tan pronto los inversionistas comprendan su tremendo potencial y la necesidad por su consumo”, asevera Stein-Gunnar (S-G) Bondevik, el nuevo director de Innovation Norway para Brasil, desde donde impulsará este programa gubernamental que promueve el intercambio comercial con empresas tecnológicas noruegas basadas en innovación y orientadas a mercados industriales como el acuícola.

“Nuestro trabajo consiste en apoyar el trabajo de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), junto con facilitar el acceso a mercados con información, Stein-Gunnar Bondevik de Innovation Norway2capacitación y financiamiento”, comentó el ejecutivo a AQUA, en el marco de una recepción oficial organizada por la Embajada en Santiago.

La institución –orientada a start-ups, pymes y clusters- administra un presupuesto de US$1.000 millones al año. “Noruega es el mayor productor de salmón, mientras que Chile es el segundo. La complementación existe y seguirá creciendo. Es inevitable”, manifestó.

Chile como “hub”

Innovation Norway –un equivalente a Corfo en el país nórdico- mantiene oficinas en más de 35 ciudades de América, Europa, Asia, África y Oceanía, además de 15 representaciones en territorio propio. Desde Río de Janeiro, Brasil, Bondevik asume la tarea de generar un nuevo impulso a la promoción de los beneficios recíprocos de un intercambio comercial fundamentado en instrumentos ad hoc, como préstamos, garantías bancarias y bonificaciones.

De acuerdo con S-G Bondevik, “mi gestión privilegiará una mirada regional por sobre cualquier visión por países específicos. Este será un pilar de nuestra estrategia en Innovation Norway”. En este sentido, la apuesta por Chile es ambiciosa. No solo por el potencial intercambio comercial con la actividad acuícola y pesquera, sino como futuro centro de operaciones para las empresas noruegas que amplíen sus negocios a nivel regional.

El representante sostuvo que “observamos un fenómeno muy interesante: las firmas noruegas que ya están acá son las que más probablemente buscarán expandir sus operaciones en la región”. Añade que Chile tiene características para transformarse en “hub” para el intercambio comercial de Noruega hacia Perú y Argentina, entre otros.

Instrumento útil

La agencia dispone de una instrumento llamado “Contrato de Investigación y Desarrollo”, que –en su opinión- será “muy útil para las empresas chilenas”. Si una compañía tiene un problema y encuentra que un proveedor noruego puede diseñar un método, producto o servicio que lo resuelva, “podemos financiar una parte de ese proceso con fondos no reembolsables”.

“Se subvalora a la acuicultura en el contexto de la alimentación de la población mundial. Los productos del mar representan apenas un 2% de la comida que se consume, por lo tanto posee un tremendo espacio para crecer”, asevera. La acuicultura tiene una de las huellas de carbono más bajas de la industria, mientras que la tasa de conversión de nutrientes es muy inferior a cualquier otra proteína. Además, el organismo entregó US$50 millones para proyectos ambientales, en su mayoría iniciativas acuícolas. Entre estas, el control del piojo del salmón.

En lo inmediato, el ejecutivo buscará profundizar vínculos con autoridades y asociaciones gremiales. “El trabajo conjunto, con una activa coordinación entre el sector público y el privado, constituye la única forma para alcanzar un desarrollo sostenido”, concluye.