El viernes 9 de junio de este año, en dependencias del Ministerio de Economía en Santiago, región Metropolitana, se reunió la Comisión Nacional de Acuicultura (CNA) -encabezada por el timonel de la Subpesca, Pablo Berazaluce- con el objetivo de agilizar varios proyectos que, según los representantes privados de la instancia, están entrampando el desarrollo del sector.

Entre los documentos que se analizaron y contaron con el visto bueno de la autoridad, destacaron el proyecto de ley para un nuevo estatuto de la acuicultura de pequeña escala (APE), la regulación de las densidades de cultivo de las especies salmonídeas, el proyecto de ley que amplía el procedimiento de relocalización de concesiones acuícolas y la propuesta de modificación al Reglamento Sanitario para la Acuicultura (RESA).

En este último punto, se consideran nuevas disposiciones para los reproductores de salmónidos, tema que ha concitado la atención del sector debido a la pertinencia de poder mantener nuevamente este tipo de ejemplares en centros de mar.

Vea >> AquaChile llama a mantener discusión por centros de reproductores en un nivel técnico

En diálogo con AQUA, el director del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), José Miguel Burgos, aclara la posición del organismo que encabeza subrayando que “nosotros pensamos que los reproductores son el nivel máximo de bioseguridad”. Ahora bien, sobre cómo garantizar esa condición sanitaria, Burgos responde que se debe mantener el diálogo constructivo entre privados, científicos y el Estado.

Recuerda que esa regulación se estableció hace casi una década en medio de la crisis del virus ISA (Anemia Infecciosa del Salmón), por lo que estima que “hay espacio de reflexión para continuar debatiendo el tema”.

Pese a ello, Burgos destaca que lo más importante ya se está ejecutando, que es el periodo cuarentenario que tienen los reproductores previo al desove. “Lo otro, como las distancias entre los centros, podemos demorarnos un tiempo más, porque considero que no es una mala idea seguir perseverando en la discusión; pero desde el punto de vista de lo que queríamos lograr con la norma, lo fundamental, que tiene que ver con los procesos cuarentenarios que ocurren previo al desove, ya está montado y asumido por la industria”, reitera el director nacional del Sernapesca.

Certificación electrónica

Por otro lado, Burgos destacó la puesta en marcha de las certificaciones digitales para las exportaciones de salmónidos chilenos a Rusia.

Junto con detallar que ahora hay más plantas aprobadas para enviar sus productos del mar al gigante euroasiático, el representante de Estado enfatizó que “también es muy relevante el que se haya podido terminar la marcha blanca que llevábamos con certificación electrónica y comprometer con el servicio veterinario ruso (Rosselkhoznadzor) el lanzamiento oficial para el próximo viernes 1 de septiembre de la emisión masiva de certificaciones electrónicas para ese mercado de salmones”.

“Ello hace que Chile sea uno de los primeros países que tiene esta modalidad; lo que demuestra que vamos bastante más adelante que la Unión Europea (UE) y también favorece, entre otras cosas, las condiciones de comercio porque disminuye los tiempos de tramitación en forma importante en el Sernapesca”, concluyó Burgos.