Este miércoles 23 de agosto, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) inició un simulacro ante la presencia de una enfermedad exótica para nuestro país. En este caso, se supone la detección de la infección por “alfavirus de los salmónidos” que actualmente genera alto impacto en la producción de otros países salmonicultores, como Noruega y Reino Unido.

Este ejercicio se enmarca en el Convenio de Desempeño de Alta Dirección Pública del director nacional del Sernapesca, José Miguel Burgos, que la entidad viene trabajando desde el año 2015, y que tiene como objetivo “fortalecer el control sanitario de la acuicultura para contribuir al desarrollo sustentable del sector”. Dentro de esta planificación, se consideró relevante finalizar con la realización de un simulacro.

Además, el ejercicio de simulación se lleva a cabo al cumplirse diez años desde que se presentara el primer brote del virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv) en el territorio nacional.

170824_simulacro_Alfavirus_02

“Con este trabajo se ha logrado integrar el trabajo de los médicos veterinarios del Servicio, productores, laboratorios de la red del Sernapesca y el laboratorio de referencia nacional para agentes exóticos para la producción acuícola”, comentó José Miguel Burgos tras el simulacro.

La autoridad precisó que este operativo se ejecuta en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, y supone la aparición de un brote de alfavirus en un centro de cultivo en mar, el cual provocó -virtualmente- una mortalidad masiva, activando los protocolos correspondientes.

Es así como con este ensayo se prueban las capacidades del Sernapesca como autoridad sanitaria acuícola en coordinación con otros actores relevantes de la industria, para reaccionar ante una contingencia de este tipo, según los procedimientos establecidos por la Organización Mundial de Sanidad Animal (denominada anteriormente como Oficina Internacional de Epizootias, OIE).