En medio de las críticas que han expresado quienes hacen uso del borde costero, como pescadores, acuicultores, transportistas marítimos y operadores turísticos, a la denominada “Ley Lafkenche” que tiene en trámite amplios Espacios Costeros Marinos para Pueblos Originarios (ECMPOs), la Coordinadora de Comunidades por la Defensa del Territorio Willi Lafken Weychan entregó su postura.

Vea >> “Ley Lafkenche” retrasaría en casi una década los proyectos acuícolas y pesqueros

A través de una declaración, dicha coordinadora que agrupa a más de 40 comunidades mapuche williche de las regiones de Los Lagos y de Aysén, y que el pasado lunes 14 de agosto se reunieron en la localidad de Yaldad (ubicada a 11 kilómetros de Quellón) en el “2° Encuentro Autogestionado de Conservación Marina Comunitaria”, exige, entre otras cosas, la restitución de las tierras ancestrales del pueblo mapuche williche en Chiloé (región de Los Lagos) y en los archipiélagos de las Guaitecas y de los Chonos (región de Aysén).

A continuación reproducimos la declaración que fue entregada por dirigentes de la coordinadora a AQUA:

“La mar (ñuke lafken/mapu lafken) es y ha sido por siglos el sustento espiritual y material de nuestro pueblo; toda nuestra cultura e historia se articula en torno a este territorio de mar y tierra, habitado ancestralmente por nuestro pueblo.

Durante décadas hemos compartido la riqueza de nuestro mar con pescadores artesanales, los que son nuestros vecinos y otros que vienen de lejos, lo que en algunos momentos se tradujo en la sobreexplotación de algunas especies.

Más tarde se instaló la salmonicultura en nuestro territorio, provocando un verdadero desastre ecológico, cultural y social que hasta hoy los distintos gobiernos se han negado a reconocer.

Es por ello que como comunidades mapuche williche hemos tomado la determinación de retomar la responsabilidad en el cuidado y protección de nuestra riqueza natural y cultural. Con este fin, nuestras comunidades están solicitando Espacios Costeros Marinos para Pueblos Originarios (ECMPOs) basados en la denominada ‘Ley Lafkenche’, una normativa conquistada por la lucha de nuestro pueblo mapuche, que reconoce nuestros derechos ancestrales sobre la ñuke lafken.

Las comunidades mapuche williche reconocemos el derecho igualitario de uso de estos espacios costeros y marinos para los pescadores artesanales y recolectores de orilla, y todos aquellos que han hecho y hacen un uso sustentable del mar, sin depredarlo ni dañarlo.

Por eso los estamos invitando a ser socios estratégicos para administrar de manera compartida y responsable estos espacios, sabiendo que esta ley es una herramienta que nos sirve tanto a las comunidades indígenas como a los pescadores artesanales, los que hoy ven igualmente amenazada su fuente de trabajo y sustento.

Rechazamos categóricamente la expansión de la salmonicultura y exigimos una fiscalización firme de las prácticas productivas de los centros de cultivo. Las comunidades estamos atentas al desempeño de Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura) en este sentido. Rechazamos también las relocalizaciones de centros de cultivos en la región de Aysén y en Chiloé (región de Los Lagos), realizada sin consulta a los pueblos originarios, ya que constituyen una ampliación de las Áreas Aptas para la Acuicultura (AAA) hacia las pocas zonas que aún se mantienen libres de contaminación, y donde se encuentran nuestros caladeros de pesca más importantes. De igual forma, exigimos que no se permitan cambios de uso en las concesiones de acuicultura, sin consulta previa, libre e informada a las comunidades afectadas.

Exigimos también una adecuada fiscalización de las prácticas de la pesca industrial y la mitilicultura, que hoy tiene nuestras playas plagadas de basura y han sido un actor relevante, junto a la salmonicultura, en la contaminación de nuestro mar.

En otro ámbito, rechazamos la propuesta de reconocimiento de un nuevo pueblo indígena de Chiloé distinto al mapuche, impulsada por algunos dirigentes no representativos de la opinión mayoritaria de nuestro pueblo, y patrocinada por sectores políticos del Gobierno actual. Reafirmamos nuestra identidad como parte del pueblo mapuche, de hecho nos reconocemos como mapuche williche.

Instamos al Estado, en particular a la Conadi (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena) y al Ministerio de Educación (Mineduc), a reconocer la región de Aysén como territorio ancestral mapuche williche, para que así nuestros hijos puedan acceder a la asignatura de lengua indígena, que hoy se niega en esta región a pesar del alto porcentaje de niños mapuche williche en las escuelas.

Rechazamos el intento del Gobierno en declarar a toda la isla de Chiloé como zona FAN (florecimiento de algas nocivas), dado que busca eliminar la barrera sanitaria que existe hasta ahora al sur de isla San Pedro donde los barcos de la industria salmonicultora deben realizar el intercambio de agua antes de ingresar a la región de Los Lagos. Esto facilitaría el libre tránsito de los wellboats que transportan los salmones a las plantas de procesos en esta región, lo que a sus vez les permitiría verter sus aguas contaminadas que traen como lastre en cualquier parte donde existen los acopios de las salmonicultoras, esparciendo por todos lados las células de marea roja, donde los grandes afectados de forma directa serían los recolectores de orilla, los pescadores artesanales y los mitilicultores.

La declaratoria de zona FAN sería un grave perjuicio para toda la isla de Chiloé, ya que nadie podría vender sus recursos, por lo que es una real amenaza de muerte para este territorio, un traje a la medida de los salmonicultores donde el sastre es el propio Estado.

Exigimos procesos de consulta previa, libre e informada ante cualquier medida legislativa o administrativa que afecten los derechos de nuestras comunidades, en particular cualquier cambio en la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) o en sus normativas asociadas, entre estas el Reglamento de Caladeros de Pesca, el que no ha sido adecuadamente consultado ni a las comunidades indígenas ni a los propios pescadores artesanales, ya que la consulta se está realizando por Internet, al que no todos tienen acceso expedito, y sin la difusión adecuada.

Exigimos la restitución de las tierras ancestrales del pueblo mapuche williche en Chiloé y en los archipiélagos de Las Guaitecas y Los Chonos.

Las comunidades mapuche williche exigimos el respeto a los derechos de los pueblos indígenas por parte del Estado de Chile, consagrados particularmente en el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y en la ‘Ley Lafkenche’.

Conocemos nuestros derechos y los seguiremos defendiendo para asegurar el sustento y la subsistencia de nuestro pueblo, nuestra cultura y espiritualidad en esta tierra y en este mar, que constituyen un patrimonio espiritual, ecológico y cultural, no solo para quienes vivimos y hemos vivido toda la vida aquí, sino que para toda la humanidad”.

Descargue aquí el documento original, donde podrá ver el detalle de las comunidades que firman la declaración, a las cuales se suman el Movimiento Defendamos Chiloé, el Consorcio TICCA, Colectivo Chonke Mapu y el Centro de Estudios Sociales de Chiloe (CESCH) >> Declaración_pública_oficial_Willi_Lafken_Weychan