Tras el hundimiento del wellboat salmonicultor “Seikongen” durante la mañana de este miércoles 18 de octubre, producto de un forado en el casco, en circunstancias que estaba finalizando sus faenas de embarque de salmones desde el centro de cultivo “Pilpilehue” de Camanchaca, ubicado en el sector de Ensenada Ahoni, al sur del canal Yal, en la comuna de Chonchi, provincia de Chiloé, región de Los Lagos, los diversos servicios públicos y entes privados -entre estos CPT Empresas Marítimas S.A., propietaria del barco- han intensificado sus esfuerzos para mitigar los impactos del siniestro.

Vea >> [+FOTOS + VIDEO] Hundimiento de wellboat provoca amplio despliegue para evitar desastre ambiental

Es así como en la jornada de labores de este jueves, el primero en referirse a la situación fue el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, quien confirmó la muerte de los alrededor de 40.000 peces (200 toneladas aproximadamente) y formuló un llamado a agilizar el retiro de estos para evitar el aumento de los gases producidos por la descomposición, como el ácido sulfhídrico, el cual puede llegar a ser mortal.

Aprovechando su paso por la zona -viajó a Puerto Varas para verificar en terreno la contaminación del lago LLanquihue-, el secretario de Estado se reunió con representantes de los organismos involucrados en las faenas de contención del “Saikongen”.

Entre esos organismos se encuentra el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), el que, a través de su director regional, Eduardo Aguilera, confirmó pasado el mediodía el cierre precautorio de la zona afectada, el constante monitoreo de especies hidrobiológicas y áreas costeras, además del resguardo para el plan de retiro de mortalidades que debe ejecutar la empresa responsable.

Así lo relató el director regional del servicio público, Eduardo Aguilera, quien destacó la labor de los funcionarios del Sernapesca, quienes se encuentran desplegados en tres grupos en la zona, principalmente en el sector de la embarcación, a nivel marítimo y en tierra, con el apoyo de personal de la oficina de Puerto Montt.

En ese contexto y tras el sobrevuelo realizado con la autoridad marítima posterior a una reunión sostenida en la Gobernación Marítima de Castro, el timonel del Sernapesca Los Lagos se refirió a la mancha de combustible detectada, enfatizando que el “volumen importante de petróleo que tiene el barco se encontraría actualmente contenido”.

En relación al trabajo realizado con los centros de cultivo de mitílidos y salmónidos presentes en el lugar, el ente de fiscalización acuícola-pesquera ordenó el cierre precautorio en la zona, “de modo de poder hacer un análisis y una determinación de si hay efecto o acumulación en los organismos y mientras pudiese existir esto o algún riesgo para la salud humana, se va mantener el cierre”.

Sobre el retiro de mortalidades de la embarcación y el protocolo de reflotamiento de la nave, Aguilera aclaró que se está trabajando junto a la empresa, “la que nos tiene que presentar un plan que dé cuenta de la forma en la que se van a retirar de forma segura la mortalidad, la que tiene que ser llevada a un vertedero o una planta reductora para hacerla harina de pescado”.

Considerando además la presencia de Espacios Costeros Marinos Pueblos Originarios (ECMPO) en el sector, el director regional del Sernapesca valoró las conversaciones que se han mantenido con dirigentes huilliches, a quienes “les hemos entregado la seguridad de que vamos estar dándoles toda la información necesaria para coordinarnos, de modo de que estén seguros de que las instituciones del Estado estamos haciendo nuestra labor para poder reducir o mitigar cualquier impacto que pudiera producirse en el sector”.

Más adelante, Aguilera destacó que la autoridad marítima tomó muestras de agua y sedimento del área del naufragio, con el objetivo de contar con información ambiental relevante que dé cuenta del estado del evento de hundimiento, estando a la espera de dichos resultados.

Como adelanto, y en relación a sus patrullajes, el Sernapesca comunicó que hasta ahora no se han detectado impactos en la fauna local.

Barreras anticontaminación

Ya por la tarde, y tras una inspección realizada por buzos de la Armada, se pudo comprobar que el estanque que contiene 67.000 litros de petróleo en el buque siniestrado permanece sellado, por lo que no habría, por el momento, peligro de derrame.

El gobernador marítimo de Castro, capitán de fragata Héctor Aravena, precisó que se han continuado instalando barreras anticontaminación en el sector donde está hundido el buque. “Y por el momento se ha observado, tras el buceo realizado, que la nave, al ser moderna, tiene sistemas de bloqueo de estanques, por lo que los restos oleosos presentes en el agua son mínimos”, aseguró Aravena, quien aclaró que la mancha que se ha visto en el agua son 600 litros de combustible que se han derramado desde dos tambores que estaban en la cubierta, “quedando aún los 67.000 litros de petróleo en los estanques sellados de la nave”.

Versión de la empresa

Luego de sostener reuniones con la Armada y el Sernapesca para coordinar las labores para reflotar el buque y continuar con las medidas preventivas para evitar daños ambientales, desde CPT aseveraron que desde un principio activaron el plan de contingencia ambiental y trabajaron en la contención del riesgo de derrame de petróleo.

“Para ello contamos con el apoyo de Oxxean, empresa experta en servicios marítimos y submarinos, quienes mediante sus buzos especializados realizaron faenas de sellado de estanques. Además, dispusimos la movilización de dos embarcaciones y equipos de salvataje de nuestra empresa, que llegaron en horas de la tarde de ayer (miércoles) al lugar de la emergencia, desde Puerto Montt (región de Los Lagos) y Talcahuano (región del Biobío) que se sumaron a las labores de las embarcaciones dispuestas por la autoridad marítima”, sostuvo la compañía, agregando que su personal, con la asesoría de expertos en salvamento y en coordinación con la Armada y el Sernapesca, “se encuentran elaborando el plan de trabajo que busca dar solución a las prioridades de este momento: el retiro de los peces y la extracción del combustible de la nave, todo lo cual debe ser revisado y aprobado por la autoridad”.

Para cerrar, subrayó que los “esfuerzos ahora están puestos en ejecutar correctamente ambas acciones, por lo que una vez completado este proceso, esperamos comenzar el trabajo de reflotamiento del barco”.