Durante la conferencia internacional titulada “Las Fronteras del Árctico”, que se llevó a cabo en la ciudad noruega de Tromso, el embajador de Rusia en ese país, Teimuraz Otarovich Ramishvili, afirmó que Noruega no había logrado sustituir el mercado ruso para su pescado luego que Moscú reaccionó con medidas económicas contra los países que adhirieron a las sanciones de la Unión Europea (UE) por el conflicto entre el gigante euroasiático y Ucrania.

De acuerdo con lo informado por Reuters, el diplomático expresó que tras el enfriamiento de las relaciones en 2014, “nosotros y los noruegos estuvimos tratando de adaptarnos a esa nueva situación”. A lo que añadió: “Desde el punto de vista económico ha significado una pérdida de US$1.000 millones del comercio de pescado con Rusia. Hubo intentos de buscar otros mercados de venta, con grandes esperanzas de mejorar las relaciones con China. No obstante, no se logró sustituir el mercado ruso”.

Ante esta coyuntura, el ministro de Pesca de Noruega, Per Sandberg, declaró recientemente a RIA Novosti: “Esperamos volver, a la brevedad, con nuestro salmón a Rusia”.

Para el secretario de Estado del país nórdico, la situación actual vinculada con el embargo ruso no resultó ser un desafío para la industria noruega del salmón, “puesto que logramos encontrar nuevos mercados en Vietnam, Japón y China”.

El veto de Rusia a las importaciones acabó con el 10% del mercado de salmón de Noruega, precisó Marius Gaard, analista de Swedbank Markets, a Bloomberg el año pasado.