Una dura reacción desde la pesca artesanal tuvieron informaciones de prensa que sostienen que el futuro ministro de Economía, José Ramón Valente, habría propuesto un par de nombres para encabezar la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca).

Uno de ellos es el de Mónica Ríos, quien se desempeñó en el Ministerio de Economía (Minecon) durante el anterior gobierno de Sebastián Piñera, donde trabajó en la definición e implementación de políticas sobre la actual y cuestionada ley de pesca, también conocida como “Ley Longueira”.

La profesional es esposa de Jorge Quiroz, quien siendo dueño de Jorque Quiroz Consultores Asociados realizó labores de asesoría para la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), gremio investigado por las irregularidades durante el trámite de dicha legislación en el Congreso. Mónica Ríos también trabajó en la consultora de su cónyuge.

Por su parte, Julio Pertuzé, codirector del Magister de Innovación de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), es militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI), integrante de la Fundación Jaime Guzmán y cercano a la senadora Jacqueline van Rysselberghe, presidenta del principal partido responsable de la aprobación de la “Ley Longueira”, que fue precisamente la UDI.

“¿En qué quedaron las promesas de campaña de Piñera? Volvemos a la misma letra chica de siempre para no entrar en los grandes y urgentes cambios que requiere la corrupta ley de pesca? ¿Acaso Valente se olvidó que la aprobación de la ley fue fruto del cohecho y las presiones indignas hacia los congresistas?”, enfatizó el vocero del Consejo Nacional por la Defensa del Patrimonio Pesquero de Chile (Condepp), Hernán Machuca.

“Le exigimos al ministro Valente que sea cauto e imparcial en el nombramiento de la Subpesca. Los pescadores artesanales no permitiremos que lo que se prometió durante la campaña por parte de Sebastián Piñera ahora sea borrado con el codo”, subrayó el dirigente. A lo que añadió: “Escuchamos a (Manuel José) Ossandón (senador y ex precandidato presidencial) y somos muchos los pescadores artesanales en Chile que le podemos hacer pasar muy malos ratos a Valente y compañía”.