Después de años de bajo crecimiento, el Gobierno de Noruega está contemplando la adjudicación de nuevas licencias de cultivo de salmón en una subasta.

Para ello, se están llevando a cabo audiencias públicas -concluyen el martes 17 de abril- sobre si una serie de subastas de licencias en las zonas de producción salmonicultora debería determinar los precios y los ganadores.

“El formato de la subasta abre el camino para que todos los interesados ​​participen, y esto incluye a las pequeñas y medianas empresas (pymes)”, puntualizó el ministro de Pesca y Asuntos Costeros de Noruega, Per Sandberg, a través de un comunicado al cual tuvo acceso SalmonBusiness.

“Los salmonicultores pueden apostar por cantidades menores que una licencia completa, y esto podría ser lucrativo, tal vez especialmente para los actores más pequeños”, añadió el secretario de Estado.

Bajo el nuevo sistema de “semáforo” de Noruega, donde las zonas “rojas” significan no más crecimiento, recientemente se permitió que las áreas “verdes” crecieran hasta en un 6%. Esta expansión se compra en dos rondas, una de precio fijo y luego en subasta.

Vea >> Explican cómo opera la nueva regulación salmonicultora de Noruega

El dinero recaudado para la venta de licencias ingresa a un fondo acuícola de la comunidad costera, el cual ya ha acumulado NOK$750 millones (US$96 millones al tipo de cambio actual).