(DF) La temida marea roja habría exterminado a los primeros colonos de Puerto de Hambre en 1586. Los estudios de algunos sociólogos ratifican que ellos no murieron por falta de alimentos o congelados de frío, sino producto de Floraciones Algales Nocivas (FANs) de alta toxicidad. Luego de haber agotado las provisiones disponibles en ese poblado, cuya ubicación fue concebida para bloquear el paso de los piratas ingleses por el estrecho de Magallanes, los 14 hombres y tres mujeres buscaron recursos alimenticios en el mar, los que habrían estado contaminados.

En la actualidad, las regiones afectadas por este fenómeno son las de Magallanes y de la Antártica Chilena, Aysén y Los Lagos, donde los pescadores artesanales requieren información rápida para conocer con antelación sobre cualquier repentino incremento numérico de estas microalgas, que en el ser humano pueden producir graves efectos en su salud.

Ante este escenario, los avances tecnológicos del siglo XXI permitieron la implementación de la primera aplicación móvil gratuita para conocer, en un solo clic, los informes actualizados y detallados sobre marea roja. La idea nació en el Programa Nacional Estratégico de Acuicultura y Pesca de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), y fue implementada conjuntamente con el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), encargado de generar la información científica a partir de su Centro de Estudios de Algas Nocivas (CREAN). Bajo el nombre de I-Fan, los usuarios pueden saber si existe abundancia relativa de Alexandrium catenella, que es la fuente primaria del veneno paralizante de los mariscos (VPM).

El inglés Thomas Cavendish, pirata, quien describió la escena primera de Puerto de Hambre diciendo que “murieron como perros en sus casas, vestidos”, jamás imaginó siquiera que existían las microalgas, como base de la cadena alimentaria para los moluscos filtradores o larvas de peces. Menos imaginaría que en 2016 se produjera un terremoto ambiental en la salmonicultura del país. Y mucho menos que una simple aplicación móvil pudiese prevenir el surgimiento de las FANs.

El presidente del Programa Estratégico de Acuicultura y Pesca, Luis Pichott, recordó que “la información existente durante la crisis del año 2016 solo estaba disponible para la interpretación de los especialistas. Ante esto planteamos el requerimiento de abordar a la comunidad real mediante información validada que muestre de manera sistemática el comportamiento de la marea roja. Antes de su lanzamiento se realizaron reuniones con grupos de pescadores para testear que les sirviera a los principales beneficiarios”.

La aplicación I-Fan, que está disponible en Google Play, notifica principalmente a los pescadores artesanales a través de mensajes a sus celulares, cada vez que sean actualizados los datos relevantes. IFOP, conjuntamente con la consultora Dialecto Sur, lanzaron la aplicación para plataformas Android e iOS, donde se podrán encontrar noticias relacionadas, fotografías y preguntas frecuentes, permitiendo una interacción con el público a través de mensajes en la misma app. Obviamente, esta información es preventiva y no determina la apertura y/o cierre de las áreas de extracción de mariscos.

“Avance significativo”

Para Leonardo Núñez, director ejecutivo del IFOP, la iniciativa de crear una app “es un avance significativo para facilitar el acceso a la información con valor público que genera nuestro instituto en el marco sectorial de la pesca y acuicultura”.

Por su parte, Leonardo Guzmán, jefe de la División de Acuicultura del IFOP, complementó que “el conocimiento del ambiente local es clave para la integración de las personas a su entorno, y la difusión de los antecedentes que aporta la aplicación. Esta es una forma de acercarse a las personas, mantenerlas informadas y permitir que paulatinamente desarrollen una cultura ambiental, ligada a las particularidades en las que viven o realizan actividades”.

Para más detalles lea >> IFOP por aplicación que alerta sobre marea roja: “Es un avance significativo”

El bloom de algas o floraciones algales probablemente seguirá ocurriendo en el país, de modo que se hace necesario implementar estrategias y acciones tendientes a equilibrar el fenómeno, evitando el “tsunami medioambiental” ocurrido hace dos años en el sur de Chile y que trajo como consecuencia la temida marea roja.

Costos

En marzo de 2016 este fenómeno representó un costo diario de US$8,5 millones de salmones sin exportar, 18 plantas de proceso sin operar, 29.000 trabajadores directos sin acceso a su empleo y 25.000 empleados de servicios paralizados.

El desarrollo de un trabajo colaborativo entre el sector privado y público permitirá finalmente avanzar en la anticipación que minimice los perjuicios sobre las actividades productivas. Además, es obviamente necesario investigar respecto de los nuevos factores sistémicos desencadenantes de este florecimiento de algas, como el cambio climático y la acidificación de los océanos, entre muchos otros.

Presione aquí para leer la nota en su fuente original de Diario Financiero.