Europa es un gran mercado para los productos del mar y es por lejos el mercado más exigente en materia sanitaria. Bien lo saben los buzos mariscadores de Caleta Llico en el golfo de Arauco, que hasta ahora debieron conformarse con comercializar sus productos de manera local. No obstante, tras pasar una serie de pruebas y muestreos del Programa de Sanidad de Moluscos Bivalvos (PSMB) del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), el viejo continentes les ha abierto sus puertas.

Lilian Troncoso, directora regional del organismo fiscalizador, detalló que «el área marítima de Llico fue ingresada a los registros de la Unión Europea (UE), por lo tanto, los recursos cosechados en el banco natural de Nnvajuela (Tagelus dombeii), pueden ser elaborados en plantas autorizadas y exportados al mercado europeo».

Llico (Foto Sernapesca)

El PSMB del Sernapesca es una herramienta de vigilancia que tiene como objetivo garantizar la calidad sanitaria y certificar la exportación de productos acuícolas-pesqueros inocuos, es decir, libres de toxinas marinas y de eventuales contaminantes, según la normativa del mercado destino.

Esta buena noticia para los pescadores y buzos de Llico es fruto del trabajo realizado por el Sernapesca y el financiamiento del Gobierno Regional del Biobío, que permitió llevar a cabo el convenio de transferencia de recursos para hacer estudio y seguimiento de esta área.

El intendente del Biobío, Jorge Ulloa, expresó que «el área de Llico se suma a la de Tubul, que fue la primera área PSMB de la región y que Llico (Foto Sernapesca)2permitió que los moluscos taquilla, huepo y navajuela extraídos por buzos se destinen a consumo humano y a exportación al exigente mercado europeo. Esto va en apoyo del sector artesanal bentónico y para las plantas procesadoras de moluscos, mejorando la competitividad del sector ya que los recursos extraídos en estos sectores son muy cotizados».

Por su parte, el secretario regional ministerial (seremi) de economía, Mauricio Gutiérrez, se manifestó «muy satisfecho y optimista en que nuestros buzos mariscadores de Caleta Llico tengan un mercado que les permita obtener mayor precio por su captura, entendiendo que el trabajo que realizan es muy duro y fuerte, y esto les permite tener un justo retorno por los productos que van a comercializar ahora en Europa».

Mientras que el Dr. Dagoberto Arcos, quien es director del CREA de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, institución encargada de llevar a cabo la ejecución del programa, sostuvo que «tanto para la universidad como para el Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA), esta iniciativa es de suma importancia en su misión de poder ser un agente vinculador entre el sector pesquero artesanal y la industria regional. A lo que añadió: «este proyecto en su avance permitirá asegurar la inocuidad alimentaria de los recursos hidrobiológicos que serán extraídos de esa nueva área PSMB que estará ubicada en el golfo de Arauco, permitiendo de esta forma a nuestra región estar a la altura de las exigencias internacionales en la comercialización de bivalvos».