Cada trimestre, Cermaq publica su desempeño en indicadores que son claves para la sustentabilidad, entre estos el nivel de supervivencia de los peces, uso de antimicrobianos (antibióticos), presencia de piojos de mar y escapes de ejemplares desde los centros de cultivo.

Es así como este jueves 24 de mayo, la salmonicultora controlada por el gigante japonés Mitsubishi y que mantiene operaciones en Chile, Noruega y Canadá, comenzó detallando que durante el primer trimestre de 2018 (enero-marzo) la tasa de supervivencia aumentó del 92,5 al 97,3% en una base de doce meses consecutivos, con el nivel más alto alcanzado para la trucha que produce en el país sudamericano.

Sobre los antimicrobianos, aseguró que “hemos reducido el uso de antibióticos en un 70% en Chile al compararlo con el mismo trimestre del año pasado”. Mientras que en Canadá lo redujo aún más, hasta los 9 gAPI/t (gramos por cada tonelada) para los peces cosechados en enero-marzo de 2018, y en Noruega no se vieron en la necesidad de realizar este tipo de tratamientos en dicho lapso.

En relación con los niveles promedio de piojos de mar, desde Cermaq afirmaron que estuvieron dentro de los límites regulatorios, con la excepción de unos pocos centros en Canadá donde los niveles excedieron el margen normativo y que ha continuado sucediendo a la fecha. “Esto se está abordando por todos los medios disponibles, incluida la cosecha temprana y el tratamiento con peróxido de hidrógeno”, aclaran en la productora de salmónidos, reconociendo que en Chile sufrieron un escape de 6.284 ejemplares de salmón Atlántico con un peso promedio de 2,9 kg debido a una red rasgada.

“Pese a que el balance de este informe de sustentabilidad es positivo en términos generales, continuaremos fortaleciendo nuestro compromiso de contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU (Organización de las Naciones Unidas)”, concluyeron desde Cermaq.

Presione aquí para acceder al reporte completo (en inglés).