(CIPER) El miércoles 16 de mayo, el diputado Sergio Bobadilla (UDI, en la foto) hizo una encendida alocución en la sala plenaria de la Cámara de Diputados. Intervino en la discusión del proyecto de ley que prohíbe la pesca de arrastre para la jibia. Una medida resistida por la industria y apoyada con vehemencia por los pescadores artesanales, que denuncian que la pesca de arrastre destruye el fondo marino y arrasa con los recursos pesqueros.

Lea >> En el Congreso: Sigue avanzando proyecto que regula la pesca de jibia

Es muy importante el tema de la sustentabilidad de los recursos. Pero no menos importante son los puestos de trabajo que tienen miles y miles de personas, particularmente en la región del Biobío. Lo que pasa hoy en mi región, es que 2.500 personas tienen trabajo directo, producto de este recurso. Este proyecto pone en grave riesgo la permanencia de estos trabajos, que en un 50%, son mujeres trabajadoras dueñas de casa, y que el único ingreso que tienen es producto de su trabajo. ¿Qué es lo que hace este proyecto? Pone en riesgo la estabilidad laboral. Este proyecto es un atentado directo contra el empleo permanente y de calidad en mi zona“.

Vea >> Artesanales piden apoyo para terminar con el arrastre de jibia

Los dichos del diputado Bobadilla no sorprendieron a los legisladores representantes de las zonas pesqueras presentes en la sala. Bobadilla es conocido en su región (del Biobío) por ser un hombre que defiende con su voto los intereses de la industria. Su argumento ha sido también históricamente el mismo: la industria crea plazas de trabajo.

Lea >> Aseguran que seremi aboga para evitar que la jibia sea 100% artesanal

Esa postura tiene un solo problema que la contamina: Bobadilla es uno de los diputados que ha recibido pagos de las pesqueras. Hasta ahora se sabía que una consultora de su propiedad (Bobadilla & Crovetto, la que creó en 2013 cuando perdió su cupo en el Congreso), firmó un contrato con la Asociación de Industriales Pesqueros A.G. (Asipes) para entregarle minutas informativas al gremio.

Según información contable de Asipes revisada por CIPER, el gremio pesquero le pagó a la consultora de Bobadilla $26 millones entre junio de 2014 y agosto de 2016. Pero la Fiscalía encontró la pista de otros pagos al diputado.

Vea la intervención del diputado Sergio Bobadilla en el video:

Rodrigo Chandía Ramírez (actual concejal UDI por Santa Juana), recibió en 2013 $3,3 millones de dos empresas pesqueras, en plena campaña congresista. El problema es que Chandía no fue candidato en esa elección, pero sí fue el administrador electoral del candidato Sergio Bobadilla. De allí que la Fiscalía investigue los dos pagos que recibió Chandía de Bahía Coronel ($1,1 millón en septiembre) y de Foodcorp ($2,2 millones en noviembre).

El 7 de mayo pasado un oficial y un subcomisario de la Policía de Investigaciones (PDI) llegaron hasta las oficinas de Bahía Coronel (actual Pesquera Litoral). Pidieron la documentación que respalde el pago a Chandía. Un asistente administrativo de la empresa se comprometió a entregarles la información cuatro días después. Eso no sucedió.

Ese mismo lunes 7 de mayo los detectives de la PDI llegaron hasta las oficinas de Foodcorp en Coronel, con el mismo propósito: la evidencia de un trabajo que justifique el pago a Rodrigo Chandía. La jefa de contabilidad de Foodcorp, Ximena Castro, les respondió recién el 16 de mayo a través de un correo electrónico. Lo que encontraron en ese correo los detectives fue una copia de la boleta de Chandía y un comprobante de pago. Nada que hable del trabajo que prestó el administrador electoral de Bobadilla.

Rodrigo Chandía fue contactado por CIPER para saber su versión sobre el trabajo que realizó para ambas pesqueras. “No me voy a referir al tema“, fue su escueta respuesta.

A los dineros ya mencionados hay que agregar otros $9 millones que el diputado Sergio Bobadilla recibió de las pesqueras para su fracasada campaña de 2013, pero esta vez por la vía legal. La Pesquera Itata le entregó $5 millones en aportes reservados y otros $4 millones los aportó Camanchaca Pesca Sur. Ambas empresas pertenecen a Asipes.

Presione aquí para continuar leyendo el reportaje en su fuente original de CIPER, donde -entre otros políticos- aparecen señalados el diputado Frank Sauerbaum (RN) y el exdiputado Cristián Campos (PPD).