El Gobierno creó recientemente una comisión que, dentro de los próximos 90 días, deberá formular propuestas concretas para enfrentar el problema del lobo marino.

El animal -que está protegido por una veda extractiva hasta el año 2021, además de convenciones internacionales- genera perjuicios cotidianos a la actividad pesquera artesanal e industrial, así como a la acuicultura, en distintas regiones del país.

“Hemos constituido una comisión de trabajo con el propósito de poder enfrentar un problema que es una realidad en Chile: el lobo marino. Estamos frente a un problema de primer nivel, que debemos encarar seriamente”, enfatizó el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, quien lidera la iniciativa.

El grupo, que ya sesionó por primera vez, lo integran representantes de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) y de la Armada a través de la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar).

“En Chile existen unos 200.000 lobos marinos, que no tienen un depredador natural y que están afectando decididamente las labores de la pesca artesanal e industrial, fundamentalmente por los ataques a los recursos capturados”, argumentó Riquelme.

De acuerdo con la autoridad, pescadores y acuicultores reportan periódicamente casos de lobos marinos “cebados” que se alimentan de sus productos, así como de ejemplares “dañinos” que estropean redes, jaulas y embarcaciones. Incluso, los afectados han llegado en algunas oportunidades a dispararles, lo que ha derivado en investigaciones judiciales e, incluso, detenciones.

Vea >> Piden plan de manejo nacional para el lobo marino

La comisión creada por el subsecretario Riquelme se enmarca igualmente en una regulación dictada por Estados Unidos, en agosto de 2016. Según la norma, las naciones que exporten pescados y mariscos al país norteamericano deben cumplir con un estándar en materia de protección de mamíferos marinos, como el lobo.

“De aquí a fines de 2021, tenemos que tener una certificación en orden a acreditar que nuestros procesos de extracción pesquera se desarrollan sin afectar a los mamíferos marinos, en concordancia con la legislación interna estadounidense. En caso de que al año 2021 no pudiéramos acceder a esta certificación, Estados Unidos nos cerraría la exportación de diversos productos acuícolas-pesqueros, entre estos los salmones”, adujo el subsecretario.

Desde esa perspectiva, Riquelme subrayó que las propuestas de la recién creada comisión deberán contribuir a la “mitigación de los ataques del lobo a la actividad acuícola-pesquera, sin perjudicar la posición de Chile, de cara a la certificación que nos permita seguir exportando a Estados Unidos”.

Relacionado >> Buscan disminuir la interacción entre el lobo marino y los pescadores