“Como gremio reiteramos nuestro compromiso con promover el desarrollo de un sector pesquero industrial sustentable, que apunte a los más altos estándares ambientales y la implementación de parámetros voluntarios que permitan el desarrollo armónico de los entornos donde trabajamos”.

De esa manera la presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Macarena Cepeda Godoy, presentó el documento “Buenas Prácticas Pesqueras para la Gestión de Olores”, protocolo que fue entregado al secretario regional ministerial (seremi) del Medio Ambiente del Biobío, Mario Delannays Araya, y a profesionales del área de la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud y a los encargados ambientales de los municipios de Talcahuano, Coronel, y Lota, donde la industria posee operaciones.

Esta iniciativa es inédita en la industria a nivel nacional y va en línea con la “Estrategia Normativa para la Gestión de Olores” del Ministerio del Medio Ambiente (MMA). A su vez, este trabajo que la Asipes comenzó en 2012 en conjunto con la autoridad, busca aportar en impulsar un marco regulatorio en temas de emisiones de procesos industriales e incrementar el conocimiento en la materia donde la industria pesquera es uno de los cinco sectores priorizados de este plan.

Protocolo Olores 03

El documento contiene el trabajo realizado colaborativamente con las empresas socias Alimar, Blumar, Camanchaca, Landes y FoodCorp, además de Orizon y, en conjunto, con las seremis de Salud y del Medio Ambiente y de las municipalidades de las comunas donde opera la industria.

“Creemos que este trabajo público-privado marca un precedente relevante a la hora de establecer un marco normativo que regule las emisiones de olores de cualquier industria”, subrayó la presidenta de la Asipes, asegurando que las acciones propuestas en este plan ponen al sector pesquero industrial “a la vanguardia en una materia que aún se encuentra sin regulación y cuyo objetivo es mejorar nuestro desempeño ambiental y aumentar los estándares en control de olores para otros sectores productivos”.

Tal como detalló la representante del gremio, el trabajo que se definió para cumplir con las metas de este protocolo tiene que ver con incorporar buenas prácticas operacionales, mostrar estos avances ante los servicios públicos para un mejor conocimiento de sus procesos, impulsar una norma de olores en conjunto con el MMA e implementar tecnologías para el sector de manera de cumplir con la futura regulación.

Protocolo Olores 02

El seremi Delannays valoró este plan de acción entregado por la industria pesquera expresando que “esta voluntad que manifiesta el sector productivo de la región del Biobío es fundamental, ya que este es el tipo de alianzas que nosotros buscamos implementar y poder ir reforzando con el resto de las actividades productivas que se realizan en la región”.

Respecto del protocolo entregado por la Asipes, Mario Delannays sostuvo que su importancia tiene que ver con “hacer un acercamiento para lograr un equilibrio desde el punto de vista de la sustentabilidad: quiere decir que la actividad económica se mantenga, pero con los estándares ambientales que permitan aplicar las normativas que regulan al sector”.