ENGLISH (EN)

Workers respond on more quota of cuttlefish and end to trawling

The entity “Embarcados de Chile” reacted to the announcement of the government that proposes a 25% increase in the cuttlefish quota and an end to trawl fishing in 98% of the national Exclusive Economic Zone (EEZ).

Industrial leaders voted for these measures as part of an overall plan to gradually add more volume to the cuttlefish quota. Currently, 80% of the cuttlefish quota in Chile is assigned to the artisanal sector and 20% to the industrial sector.

The “Embarcados” group had hoped for a greater increase in the quota since as compared to other countries, Chile could lose quota and needs to compete among other members of the Regional Fisheries Management Organization of the South Pacific.

They also commented that many trawling technologies has advanced for the better and that the shrimp and prawn fisheries are certified by international good-practice standards.

ESPAÑOL (ES)

La entidad denominada «Embarcados de Chile» reaccionó al anuncio del Ejecutivo de proponer al comité científico subir en 25% la cuota de la jibia y también poner punto final a la pesca de arrastre en el 98% de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) nacional.

Lea >> Gobierno pondrá fin a pesca de arrastre y activa plan para elevar captura de jibia

En ese marco, los dirigentes industriales hicieron votos porque la idea vaya en una estrategia de agregar más volumen paulatinamente, porque -según afirman- será un beneficio cuando en un par de años la Organización Regional de Ordenamiento Pesquero del Pacífico Sur (OROP-PS) fije cuotas por país. Y, de acuerdo con los trabajadores, el criterio de historia pesará en esa definición.

Actualmente, la cuota de jibia en Chile está asignada en un 80% al sector artesanal y 20% al industrial.

En relación con el congelamiento de la huella del arrastre, los embarcados aclararon que el 2% restante es la superficie total en la que se pesca desde hace 40 años, por tanto consideran que la decisión da cierta estabilidad a los trabajadores. Pero advirtieron que se opera allí porque están los caladeros y se debe prever que el cambio climático y otras variables modificarán el comportamiento de las biomasas.

Así lo argumentó el presidente de los capitanes, Juan Carlos González, quien valoró «al gobierno que entendió que como bien/país hay que aumentar la cuota de la jibia para tener un mejor volumen de capturas históricas cuando la pesquería sea administrada por la OROP. De todas maneras, nos parece poco el aumento; hubiéramos pensado en un 50%, pero el Ejecutivo entendió el mensaje y va en la línea correcta».

Por su parte, el presidente de los tripulantes, Hugo Roa, coincidió en que esperaban un «aumento mayor, dado que el mismo subsecretario de Pesca y Acuicultura (Eduardo Riquelme) ha señalado que en uno o dos años se fijará una cuota en el Pacífico suroriental que afectará los volúmenes de captura que se asignan a cada país en estas pesquerías compartidas, y nosotros lo estamos haciendo mal porque podemos quedar con cuota mínima frente a países que capturan en forma libre».

Más adelante, Roa adujo que cuando se habla de arrastre, «se aprovecha a emitir juicios y críticas que no se condicen con una realidad en que el arrastre es un sistema que utilizan la mayor parte de los países pesqueros y que, al igual que Chile, han ido avanzando en introducir tecnologías y mejoras y regular el arte propiamente tal. En Chile, por ejemplo, las pesquerías de camarón y langostino, que se hacen con arrastre, están certificadas por el Marine Stewardship Council (MSC) que se basa en el Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)».

[EN-ES] Crustáceos chilenos cumplirán dos años bajo la certificación del MSC

Mientras que el presidente de los motoristas, Eric Riffo, resaltó un argumento compartido por González y Roa en el sentido que «se debe tener claro que el aumento de cuota de jibia no es para beneficio de uno u otro sector, de los que operan sobre el recurso, sino en una estrategia de defender los intereses de Chile».

En esa línea, añadió que el «gobierno y el país deben estar unidos frente a un organismo como la OROP en que hay países que lo único que quieren es quitarnos participación en el Pacífico sur oriental; por lo que aumentar la cuota me parece muy buena idea. Servirá a todos y hay que enviar a la OROP la señal de que estamos interesados en operar sobre esta pesquería en la cual Chile ha dado muestras que no solo captura, sino que innova, crece y obtiene valor agregado».