(El Mercurio) El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, rebatió los cuestionamientos que realizó ayer el mayor gremio pesquero chileno, Sonapesca F.G., debido a la restricción de la pesca de arrastre en Chile. La entidad -que representa a firmas industriales y pymes- indicó a «El Mercurio» que esa medida destruiría cerca de 20.000 empleos directos e indirectos en siete comunas de las zonas norte, centro y sur de Chile.

Riquelme afirmó que le parecieron «sorprendentes» las críticas efectuadas por Sonapesca, entre ellas, que no había fundamentos «científicos ni técnicos» para impulsar la limitación del arrastre que se oficializaría en septiembre. La autoridad aseguró que este tema se trabaja desde el año pasado con ese gremio y la ONG Oceana. Incluso, afirmó que hace dos semanas se reunió con altos representantes de la organización empresarial, y no le manifestaron las críticas.

El subsecretario señaló que Sonapesca debe explicar por qué la medida del Gobierno de mantener la pesca de arrastre en el 2% de la zona marítima chilena, que es donde han operado (denominada huella) históricamente las embarcaciones, produciría el problema de desempleo que estima el gremio.

«El llamado a la opinión pública es a la tranquilidad. Con el congelamiento a la huella de arrastre no hay afectación de ningún empleo. Y el llamado a la industria es a no desinformar ni a generar alarma sobre un proceso en el que han participado ellos», sostuvo.

Lea la noticia completa de El Mercurio acá.