Más de 130 controles de fiscalización realizaron los inspectores del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) en la región del Biobío, en conjunto con la Armada y Carabineros, y no se detectaron incumplimientos a la veda de la merluza, valoró el director regional del organismo, Iván Oyarzún.

«En el periodo previo y durante la veda se implementó el Plan Especial de Fiscalización, que comprende controles en zonas de pesca, puntos de desembarques, controles carreteros, plantas elaboradoras, centros de consumo, y no se detectó incumplimiento a la medida administrativa establecida para proteger el periodo reproductivo de la merluza común, conocida como ‘la pescada'», detalló el representante del Sernapesca Biobío.

Oyarzún sostuvo que «esto demuestra que los pescadores del Biobío han comprendido que parar la extracción de este recurso hidrobiológico por un mes, es necesario para la conservación y la sustentabilidad de la actividad pesquera. Y cuando hablamos de sustentabilidad, nos referimos a sustentar trabajo para los pescadores en los próximos meses y años, y de esta forma los ingresos de las miles de familias que dependen de la extracción y venta de merluza común».

Merluza1

Al respecto, el secretario regional ministerial (seremi) de Economía del Biobío, Mauricio Gutiérrez, manifestó su respaldo a los más de 130 controles realizados por el Sernapesca. «Con los numerosos procedimientos de fiscalización realizados por el Servicio, hemos podido evidenciar el cumplimiento de la veda de la merluza común, lo que nos demuestra que el público está siendo respetuoso con la biomasa y el medio ambiente, ya que el período de desove es fundamental para la mantención del recurso marino», subrayó la autoridad regional de Economía.

Desde Sernapesca señalaron, además, que la ciudadanía tiene un mayor conocimiento de la veda de la merluza, lo que es fundamental para el cumplimiento. «Este año estuvimos con la campaña ‘Salvavedas’, antes fue ‘Paremos el Merluzeo’, y el ‘Que No Te Vendan la Pescá’. Cada año realizamos un despliegue de difusión, porque en la medida en que los consumidores conocen el cuidado de estas especies, se comprometen en su resguardo», subrayó Iván Oyarzún.

Veda de la corvina

La corvina es un pescado blanco muy apreciado en gastronomía, debido a su atractivo sabor, a sus propiedades y a su versatilidad en la cocina.

En las regiones del Maule, Biobío, La Araucanía y Los Ríos se registran los mayores desembarques del recurso en el país, y corresponden principalmente a extracción del rubro artesanal.

veda corvina 2018

La veda de la corvina rige desde el 1 de octubre hasta el 30 de noviembre próximo. En este marco, Oyarzún recordó que «antes había mayor presencia de este pescado en ferias, y ahora escasea. La corvina es un recurso que no tiene cuota, su única medida de resguardo es la veda, y es importante para agentes artesanales y también para la pesca recreativa marítima, así que el llamado tanto a pescadores, comercializadores y consumidores es respetar el periodo de veda para que se reproduzca».

Por su parte, el seremi Gutiérrez resaltó: «este es un producto muy apetecido por la gente y por lo mismo debe ser cuidado y respetado sobre todo en período de veda. En estos dos meses sin extracción, hacemos un llamado a consumir otros productos tan saludables y sabrosos, y también invitar a todos quienes vean o sepan que se comercializa la corvina, a denunciar este ilícito en Sernapesca».

Pescados (Foto Sernapesca)

Durante la veda queda prohibida su extracción, comercialización, transporte y almacenamiento. Desde Sernapesca formularon un llamado a la comunidad a preferir otros productos del mar, como la merluza que vuelve, la reineta, la sierra, jurel, cabrilla, entre otros.