Aprovechando el marco de la denominada “Semana AquaSur”, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura de Chile (Sernapesca) organizó durante la tarde de este martes 16 de octubre en la ciudad de Puerto Varas, región de Los Lagos, el seminario internacional titulado “Desafíos y Estrategias en el Ámbito Sanitario, Chile – Noruega”, actividad que es parte del Programa para la Gestión Sanitaria de la Acuicultura (PGSA).

Se trata de la cuarta instancia consecutiva de este tipo en AquaSur luego que hace unos años el Sernapesca firmara un acuerdo de cooperación con el Mattilsynet, que es su par noruego. Y en esta oportunidad, el foco estuvo puesto en agua dulce. Es que la condición sanitaria en esta etapa del ciclo productivo constituye un factor fundamental para obtener un buen desempeño sanitario en mar, haciéndose evidente el impacto que tiene en la posterior transferencia desde las pisciculturas a los centros de cultivo.

“Somos los dos principales países salmonicultores del mundo y debemos colaborar con información y desarrollo (I+D) para poder potenciar el cultivo de salmónidos. A su vez, también para fomentar la acuicultura en el mundo, que es un desafío que tenemos ambas naciones dado el liderazgo que tenemos y la importante misión de garantizar la seguridad alimentaria de la población durante las próximas décadas”, comenzó diciendo la directora nacional del Sernapesca, Alicia Gallardo.

DpqLhThWsAAnme1

En la hoja de ruta que expuso en el seminario, la timonel del ente de fiscalización acuícola-pesquera de Chile afirmó que entre los lineamientos se encuentra la promoción de mejores prácticas de bioseguridad en agua dulce, cuyo objetivo fundamental es la disminución del uso de antibióticos y, por ende, prevenir la resistencia antimicrobiana. “Por lo tanto, es muy importante conocer el modelo que tiene Noruega, de manera de implementar medidas de bioseguridad más exigentes y poder avanzar en disminuir el uso de antimicrobianos en agua dulce, que no es significativamente relevante pero es importante para nosotros”, subrayó.

Si bien Chile mantiene un estado sanitario libre de enfermedades listadas por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), Alicia Gallardo ahondó que ahora se debe avanzar en patologías endémicas, como es el caso de la enfermedad bacteriana del riñón o renibacteriosis (BKD, por su sigla en inglés) que, según dijo, “probablemente sea el gran desafío de los próximos años”, y de la flavobacteriosis, que es la bacteria que justifica la mayor parte del uso de antimicrobianos en la fase de agua dulce.

Novedad

De igual manera, la directora nacional del Sernapesca aprovechó la realización del seminario para anunciar un nuevo programa de certificación de buenas prácticas de uso de antibióticos.

181016_seminario_puertovaras

“Es una novedad que lanzaremos dentro de los próximos meses -lo más seguro es que sea en diciembre-, y es un incentivo para aquellos salmonicultores que no puedan ser libres de antimicrobianos, ya sea por diferentes condiciones, migren hacia el cumplimiento de los estándares que recomienda la OIE respecto de buenas prácticas”, adelantó Alicia Gallardo, subrayando que “siempre es muy bueno trabajar con incentivos, además de lo que ya establece la regulación”.

Autoridad noruega

Por el lado de los representantes noruegos, la jefa de salud animal del Mattilsynet, Kristina Landsverk, destacó que entre Chile y Noruega tienen cerca del 70% de la producción mundial de salmón, con problemas y desafíos comunes, de los cuales ambos países se pueden beneficiar. Uno de estos es el virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv), “que ustedes han aprendido a mantener a raya”, ejemplificó.

Sin ir más lejos, en Chile anualmente se ejecutan alrededor de 200.000 muestreos para ISAv, con un promedio de hallazgos positivos que no supera el 0,6% en la variable asintomática del virus.

DppfF3kXoAAc7ID

Otro de los desafíos para la salmonicultura noruega, “y el mayor de todos” como calificó Kristina Landsverk, es el piojo de mar. En este contexto, dijo que buscan avanzar en métodos de tratamiento no químicos. “Las licencias de desarrollo son un incentivo para crear nuevas tecnologías para controlar al parásito. Esto ha permitido, junto con otros cambios a la regulación, que por ejemplo se haya reducido en un 70% el uso del peróxido de hidrógeno y se hayan creado métodos de tratamiento mecánicos, como lásers, además del uso de peces limpiadores”.

En línea con las palabras de la directora del Mattilsynet, Alicia Gallardo complementó que Chile también está avanzando en reducir la utilización de químicos. “Ya dimos un paso cuando en 2013 exigimos las lonas cerradas para hacer los tratamientos (antes se hacía con faldones). Ahora también estamos promoviendo los tratamientos en wellboats, que sería el sistema de mayor seguridad. En definitiva, el objetivo tanto de Chile y Noruega es tener programas sanitarios que sean sustentables ambiental y productivamente, y para esto estamos trabajando conjuntamente”, aseveró la timonel del Sernapesca, quien confirmó que para AquaNor 2019 (Trondheim, Noruega) ambas instituciones públicas organizarán la quinta edición de este seminario técnico.