ENGLISH (EN)

The AquaGen route towards supporting global aquaculture

In 1975, an Atlantic salmon reached 1.5 kg after twelve months of cultivation; in 2013, in the same time frame, the fish grew to 4 kg. Within 50 years of domestic salmon cultivation, the industry has advanced rapidly in the fields of nutrition and genetics.

The Norwegian firm AquaGen has supported the industry from the beginning. In an international seminar in Puerto Varas (Los Lagos Region) last November 9, the company revealed their strategic plan for the future and the objective to increase client’s production potential.

AquaGen is currently running several genetic projects for Atlantic salmon, Coho salmon, and rainbow trout. The company operates facilities in Chile, Denmark, Scotland, and Norway to produce salmonid eggs.

According to CEO Nina Santi, ocean farming sites allow AquaGen to preform quicker and more intense genetic selection.

The general outline of the company’s plan is to decrease growth times, increase sea lice resistance, and increase feed conversion ratios and sustainability.

Parasite control is widely considered to be the principal challenge confronting the global salmon industry. AquaGen already has identified genes that increase salmon resistance to sea lice by 40-45%. In 2019, the company will begin sales in Chile of high-resistance sea lice eggs.

ESPAÑOL (ES)

Ya no quedan dudas del aporte que está realizando la genética a la industria productora de proteínas. Una muestra es lo que sucede en la producción de salmón Atlántico (Salmo salar), especie que solo comenzó a ser domesticada hace unos 50 años. Si en 1975 uno de estos ejemplares alcanzaba un peso de 1,5 kg en doce meses de cultivo; en 2013, y en el mismo lapso de tiempo, llegaba a la talla de 4 kg. Aunque en esta ecuación también se deben considerar otras mejoras, como lo sucedido en nutrición, la genética es responsable de estos avances en buena cuantía.

Una de las casas genéticas que viene realizando un consistente aporte a la salmonicultura desde principios de la década de 1970 es la noruega AquaGen. En el marco de un seminario internacional realizado este viernes 9 de noviembre en Puerto Varas (región de Los Lagos), la directora ejecutiva (CEO, por su sigla en inglés) de la compañía ligada al Grupo EW, Nina Santi, dio a conocer la hoja de ruta que tendrá la compañía hacia el futuro y con “el objetivo de incrementar el potencial de producción de nuestros clientes”, dijo de entrada y luego de ser presentada por el director de Ciencia y Tecnología de la compañía, Matías Medina.

Matías Medina

Estado del arte

Se puede destacar que, a la fecha, AquaGen está corriendo diferentes proyectos genéticos en los tres principales salmónidos de cultivo (salmón Atlántico, trucha arcoíris y salmón coho), en el biocontrolador de cáligus, Lumpfish; y en tilapias. Específicamente en salmónidos, la compañía tiene instalaciones en Chile, Dinamarca, Escocia y Noruega, con capacidades de producción de ovas de 150-200 millones, 170-200 millones, 20-30 millones y 250-300 millones, respectivamente.

Y si bien en los dos hemisferios se ha analizado la contrariedad de que un productor de ovas tenga instalaciones de mar, por los potenciales riesgos de bioseguridad que allí existen, Santi no rehuyó la discusión. “Los centros de cultivo en mar nos permiten realizar una selección genética más intensa y rápida; y estimamos que seleccionar en un medio ambiente complejo es relevante para una producción comercial”, aseveró la ejecutiva detallando que, de todas formas, los principios que guían a la compañía son la seguridad de las ovas que entregan, crecimiento superior, robustez y alta sobrevivencia, así como un producto de calidad superior.

La ruta que seguirá AquaGen para apoyar a la acuicultura mundial

Frente a unos 60 ejecutivos de la industria del salmón de Chile, Nina Santi detalló su hoja de ruta y que se basa en, principalmente, “disminuir los tiempos de engorda, aumentar la resistencia a los piojos de mar, ser más eficientes en la conversión de alimento y socios en la sustentabilidad”.

Peces más resistentes

El seminario internacional también consideró la charla del investigador de AquaGen Thomas Moen, quien expuso que los humanos llevan varios años domesticando especies. Es así como el perro inició este camino hace más de 15.000 años; las carpas están siendo cultivadas hace 1.000 años AC; la trucha desde 1970 (en Estados Unidos), mientras que el salmón Atlántico inició este camino solo en 1960 (en Noruega), “por ello es que los peces todavía no están totalmente preparados para la presión que existe en los cultivos  y deben ser ayudados para, por ejemplo, convivir con patógenos”, apuntó el científico, haciendo referencia a las tres formas en que se está trabajando en genética de peces actualmente: selección familiar, selección por marcados; y selección genómica.

Moen

Moen, quien también es uno de los descubridores del QTL contra IPN, explicó los avances experimentados por la ciencia y que, incluso, hoy es posible controlar enfermedades como el PD, HSMI, CMS, RTFS (truchas) e IPN (truchas), entre otros, a través de la selección genómica.

Vea >> Descubridor de QTL contra IPN dicta una charla a la industria del salmón

Específicamente sobre SRS, bacteria que afecta fundamentalmente a la industria del salmón chileno, el experto de AquaGen se refirió al QTL que vienen probando en las aguas nacionales desde hace un tiempo y que ha permitido confirmar mortalidades por el patógeno un 40% menores que aquellos peces que no contaban con el avance genético.

Para 2019, Moen resaltó que iniciarán una investigación para encontrar QTL resistentes a BKD.

¿Y cáligus?

En diferentes foros, realizados en Chile o a nivel internacional, se ha concluido que el control de parásitos que afectan a la salmonicultura es el principal desafío que enfrenta esta industria. Y AquaGen demostró que no está ajeno a esta necesidad. De hecho, incluyó un anuncio al respecto.

Según el investigador de la compañía, Jorgen Odegard, ya han encontrado genes que dan cuenta de una resistencia significativa a cáligus (Caligus rogercresseyi). Incluso, el científico puntualizó que, gracias a pruebas de campo y diferentes análisis, han logrado determinar “que los peces con este QTL son un 40-45% más resistentes a cáligus que los ejemplares de control”.

Sin embargo, la charla entregada no quedaría solo en estos resultados. Consultado por Matías Medina, Odegard confirmó que “en 2019 comenzaremos la venta en Chile de ovas altamente resistentes a cáligus”.