El agua de río, vertientes o pozos que utilizan las pisciculturas de salmónidos en ocasiones contienen metales disueltos, lo que influye en el bienestar de los peces y en su desempeño. Además, se origina un costo adicional en la producción de ovas y alevines por efecto de los tratamientos realizados para eliminar los metales o los efectos que estos generan en la salud animal.

En los problemas sanitarios, la condición ideal es prevenir o evitar las enfermedades de manera de no afectar la curva de desempeño e incluso no realizar acciones que disminuyan la calidad de agua.

“Lo que nos interesa en el contexto de la exposición a metales en el cultivo de peces, es disminuir o eliminar la concentración de metales y compuestos químicos que afectan desde el punto de vista tóxico o desde el punto de vista de equilibrio del agua”, subraya el director de la empresa Soluciones Austral, Mauricio Reyes, quien afirma que pueden retirar el agente tóxico, es decir los metales, “de manera que al hacerlo, se rompa la relación y la ova o pez deje de estar expuesto”.

Para demostrarlo, Soluciones Austral publicó un documento en donde subraya que al intervenir el agua con compuestos químicos para eliminar metales, o no filtrarlos, se generan problemas para las ovas o alevines, como deformaciones, nefrocalcinosis, ova blanda, fallas osmorregulatorias, fallas en el sistema inmune, melanosis, edema branquial, contrición del saco vitelino, disminución en el crecimiento, mortalidad, daño a los eritrocitos, tolerancia al agua de mar, entre otras patologías y síndromes, así como predisposición a otras enfermedades.

Descargue aquí dicho documento >> Prevención de los efectos de metales disueltos en agua en la producción de ovas y alevines mediante tecnología UFBAF®