Fish Flesh Quality Program es una línea de Skretting que busca mejorar la calidad del filete a través de una propuesta de valor integral que ofrece a los clientes un seguimiento basado en el monitoreo, la planificación y la documentación de los atributos del producto.

“El foco de Skretting no es solo elaborar el mejor alimento para la acuicultura, sino que su objetivo final es apoyar la producción de proteína de la mejor calidad, asegurando a través de la nutrición y de la asesoría integral, la cosecha de peces sanos, nutritivos y sabrosos”, afirma Marcelo Oyarzún, quien es el Product Manager de este nuevo programa de calidad de producto final de Skretting.

En concreto, la iniciativa de la multinacional holandesa -es controlada por Nutreco- busca sumar a su propuesta de valor, un seguimiento integral que considere diversos factores que constituyen la calidad final del pez. “Se trata de un monitoreo constante que permitirá la detección temprana de problemas que pueden afectar al filete, relacionados con el medio ambiente, con la gestión productiva, con las actividades propias de las plantas de procesos y con factores genéticos y nutricionales. Nuestra propuesta sugiere cambiar la mirada desde un foco reactivo a uno predictivo, para evitar que la detección de los problemas de calidad llegue demasiado tarde y tenga un costo mayor para el productor”, explica Oyarzún, y añade que “este programa además nos entregará posibilidades de desarrollo de soluciones nutricionales que aseguren la calidad del producto final”.

Para eso, el equipo a cargo del programa trabajará en línea con el cliente, definiendo sus objetivos y las brechas existentes según parámetros como pigmentación, color, textura, rendimiento, melanosis y degradación. “Entendimos que el mercado está cada vez más exigente y que el cliente necesita fortalecer sus procesos incluso desde agua dulce. Nuestro programa pretende ser un articulador entre las buenas prácticas operacionales y productivas y la gestión en la cosecha y la planta de procesos, para que cada trabajador entienda y se comprometa con el resultado final, es decir, con la calidad del filete de salmón”, ahonda el ejecutivo, agregando que con esto, Skretting busca ampliar sus servicios hacia una asesoría aún más integral, que parte de la base de una asistencia técnica que se potencia con estos nuevos programas.

“Skretting ha desarrollado dentro de sus pilares estratégicos el concepto de Precision Farming, que busca entender específicamente las problemáticas de cada cliente, para ajustar soluciones a la medida de sus necesidades. Dentro de este concepto aparece Fish Flesh Quality Program. Queremos hacer un trabajo de objetivación de percepciones subjetivas, para lograr trabajar bajo acciones estandarizadas que permitan reducir las brechas. De esta manera podemos hacer correcciones durante el proceso, logrando la mejor calidad final, algo que nos diferencia y nos sigue posicionando como el proveedor de alimentos para la acuicultura más completo del mercado”, concluye Oyarzún.

*En la foto destacada: Marcelo Oyarzún, Soledad Mancilla y Carlos Opitz.