Ante la discusión de la denominada «Ley de la Jibia», que busca eliminar la pesca de arrastre, Agetremar -el gremio de los exportadores y procesadores de este recurso en la región de Valparaíso- expuso su preocupación al Ministerio de Economía y al Congreso.

Lea >> [EN-ES] Gobierno convoca mesa de diálogo por “Ley de la Jibia”

A continuación reproducimos la declaración firmada por su presidenta, Patricia Carrasco:

«Somos una parte sumamente importante en la cadena productiva de la jibia y nadie nos consultó nuestra opinión y nuestra realidad. Sin plantas de proceso, no hay negocio de jibia. El 99,9% de este producto está destinado a la exportación. Nuestra agrupación por años se ha proveído de la pesca industrial y de la artesanal. Sin embargo, estos últimos años las capturas han bajado. Esto ha llegado a tal nivel que en la actualidad la pesca artesanal solo logra abastecer de materia prima entre diez días al mes y solo por cinco meses al año en promedio.

En la práctica, ninguna empresa procesadora puede sobrevivir con 70 días de trabajo al año. Por el contrario, la pesca industrial, al ser una pesca profesional y con equipos adecuados a las características del mar chileno, logra cubrir la necesidad de abastecimiento permanente y continuo que, sumado a la pesca artesanal, garantizan el que la industria procesadora pueda operar y seguir dando empleo.

Por lo tanto, la exclusión de industriales de este sector, promovido por el Congreso y el gobierno, va en contra de la continuidad de esta actividad en Chile y pone en riesgo a nuestros asociados, en torno a diez plantas procesadoras.

Es relevante que las autoridades se interioricen de los aspectos técnicos que involucran a este sector. El mundo artesanal de la jibia nunca ha pescado la totalidad de su cuota, que alcanza al 80%, mientras que la pesca industrial solo tiene el 20% de la cuota total y no puede pescar un kilo más, por tanto, no vemos la problemática que ambos actores sigan interactuando. Los argumentos, que indican los perjuicios que provoca el arte de pesca ‘arrastre’ en esta pesquería no son tales, y así lo aseguran con argumentos técnicos los expertos en esta materia; tenemos que recordar que Chile tiene condiciones de mar muy diferentes a otros países.

Como pequeñas y medianas plantas pesqueras solo queremos tener abastecimiento para asegurar nuestro funcionamiento y seguir dando empleo como lo hemos hecho por casi 15 años, no nos importa que sea artesanal o industrial, lo que necesitamos es estabilidad en la materia prima, y estamos seguros de que en Chile solo la unión de estas dos ramas de la pesquería nos asegura la subsistencia por algunos años más.

Por último, a modo de referencia, los demás países productores de jibia, como Perú y China, se ríen en nuestra cara por este tipo de conflictos. Mientras ellos pescan y capturan este recurso haciendo historia ante la ORP (Organización Regional de Pesca), nosotros nos enfrascamos en una pelea de populismo, ambición, ignorancia y envidia, perdiendo mercados y cuotas que en un futuro muy cercano nos harán falta».

Lea también >> Asociación gremial pide “jibia 100% artesanal y punto”