Aquagestión anunció durante la jornada de este martes 29 de enero que está trabajado en implementar herramientas moleculares que “permitan satisfacer necesidades específicas y relevantes para la industria”. Esto, a través de su Área de Desarrollo.

Una de ellas tiene que ver con la tenacibaculosis, que es una enfermedad de alto impacto tanto en Chile como en el resto del mundo con consecuencias económicas que han golpeado fuertemente a los productores de salmón Atlántico (Salmo salar). A la fecha, se han identificado tres especies de Tenacibaculum como responsables directos de estos brotes y su consecuente impacto: Tenacibaculum maritimum, Tenacibaculum dicentrarchi, y más recientemente descrito, Tenacibaculum finnmarkense.

En la compañía subrayan que estas bacterias, sumadas a otros agentes o factores presentes en el agua, inciden directamente en el estado sanitario de los peces de cultivo, por esta razón es que se hace imperativo contar con técnicas diagnósticas que sean rápidas, sensibles y específicas.

“Gracias a la nueva implementación para la detección de T. finnmarkense mediante RT-qPCR, por parte del Laboratorio de Salud de Peces de Aquagestión, se ha potenciado el servicio de panel branquial de peces, sumando un nuevo análisis a los ya existentes”, asegura el responsable de nuevos desarrollos en el Área de Salud, Eduardo Lazo, quien añade que la batería regular del panel branquial se complementa con la detección de las tres especies de Tenacibaculum sp. en forma simultánea, lo cual, sumado a la incorporación de otros patógenos de interés, “vuelven a esta batería una excelente y completa herramienta para evaluar estatus sanitario branquial”.

DNA-barcoding

La identificación de especies hidrobiológicas ha tenido una creciente demanda en la industria acuícola-pesquera al momento de exportar o importar alimentos. Es que los clientes internacionales son cada día más exigentes en materias de trazabilidad e identidad de especies comercializadas, lo que ha conducido a la exigencia de herramientas robustas que permitan determinar con alta exactitud la identidad de productos del mar.

Esta es una realidad no solo demandada por grandes compradores internacionales, sino que es una tendencia en el consumidor final, sostienen en Aquagestión, en donde detallan que el servicio de identificación de especies hidrobiológicas mediante la técnica de DNA-barcoding consiste en la secuenciación de un gen altamente conservado, el cual, luego de ser analizado, “permite entregar a los clientes información exacta del contenido real del producto a consultar”.

“Con esta herramienta es posible, por ejemplo, saber si el contenido de una pulpa de salmón corresponde a la especie declarada, o si una ova es de la especie que dice ser. Esta técnica ha sido validada de acuerdo con los estándares internacionales de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos), lo que le otorga una mayor robustez”, complementan desde la empresa.

Lea >> [EN-ES] En productos del mar: ¿Qué se puede esperar de Estados Unidos y Brasil?

El Área de Desarrollo de Aquagestión, además, se encuentra trabajando en nuevos proyectos relacionados con cáligus, Listeria spp., química de alimentos y residuos industriales líquidos (riles).