Desde hace más de diez años que la autoridad acuícola-pesquera exige a los productores de salmónidos realizar screening a todos los reproductores frente a FishVet Group4patógenos causantes de las enfermedades BKD, IPN e ISA. En pocas palabras, a través de la técnica Polimerase Chain Reaction (PCR), se busca asegurar que las próximas generaciones de peces a producir en las aguas nacionales estén exentas de esas enfermedades y, de esta forma, lograr una industria más sustentable.

No obstante, debido al alto número de muestras a examinar en un corto periodo de tiempo, a una manipulación dependiente de humanos o la contaminación cruzada que se podría dar por tener varios equipos en una misma sala, entre otros, los resultados de estos screening pueden tener variaciones o no ser exactos. Lo anterior podría llevar a los salmonicultores a terminar sembrando peces con presencia de enfermedades que se expresan en las fases de agua dulce o mar y/o terminar contagiando a los otros cultivos en producción. Eso hasta 2017.

Flow PCR

A fines de 2015 se instaló en la ciudad de Puerto Montt (región de Los Lagos) el laboratorio de diagnóstico Fish Vet Group Chile, filial de la internacional Fish Vet Group (FVG) y que forma parte de Benchmark Holding PLC. Además de destacar por un equipo técnico altamente calificado, las instalaciones de 1.200 m2 resaltan por contar con un equipamiento de primera línea, como sus cuatro robots –de la marca Roche– para entregar el servicio de Flow PCR.

“Somos los únicos que tenemos estas tecnologías para peces en América. Entiendo que en Brasil adquirieron un sistema flow recientemente, pero para medicina humana”, advierte el gerente general de la filial nacional, Javier Moya.

FishVet Group

El tema no es menor. A principios de 2017 Fish Vet Group Chile recibió todas las autorizaciones oficiales para prestar su amplia gama de servicios y, “gracias a estas tecnologías y nuestro equipo de personas, hemos apreciado cómo los clientes están contentos con resultados más rápidos y robustos. La disminución de pérdidas por un buen diagnóstico es considerable”, asegura Moya.

En pocas palabras, el Flow PCR está compuesto por cuatro robots. El primero recepciona, homogeniza y realiza el control de calidad de las muestras. El segundo hace la extracción, mientras el tercero prepara los mix de PCR y carga las muestras. El cuarto lo compone un set de termocicladores de última generación.

“Por un tema de bioseguridad, cada robot está en una habitación separada de tal forma de generar un esquema de compartamientos sanitarios. En todo este proceso, la intervención humana solo se concentra en la recepción de las muestras desde terreno y la carga en los robots. Eso nos permite lograr resultados con un margen de error mínimo, casi cero”, afirma el gerente general de Fish Vet Group Chile.

FishVet Group2

Pero más allá de la robustez y rapidez de los resultados, estas tecnologías también permiten analizar un mayor número de muestras sin perjuicio de la calidad del resultado, y a niveles que los humanos no pueden realizar. “Por ejemplo, si una salmonicultora toma un desove de 500 peces y requiere de análisis individuales, el laboratorio tendrá que hacer 500 análisis para BKD, 500 para IPN y 500 para ISA, además del 30% de elongación. Por lo anterior, se requieren 1.800 reacciones de PCR para hacer solo este batch, de un cliente y en un día. Para un laboratorio que carece de estas tecnologías, estos requerimientos responden y superan en muchos casos a la capacidad total instalada. Nosotros lo podemos realizar en una vuelta del Flow PCR que solo demora ocho horas por batch“, dice Javier Moya. Acoplado a lo anterior, Fish Vet Group Chile desde diciembre de 2018 ha implemenatdo un software de gestión de informes, que permite manejar esta gran cantidad de resultados que entregan los robots y se deben consolidar en los reportes oficiales para los clientes.

Más sustentabilidad

Si bien la mayor labor realizada por este sistema robotizado que tiene Fish Vet Group Chile se concentra en los screening para reproductores, también están siendo empleados con otros fines. “Los hemos asignado a la parte de servicios de diagnósticos genéticos. Específicamente a análisis realizados con expresión génica, fingerprint y mutaciones genéticas de cáligus asociadas a resistencia. Este tipo de tecnologías permite amplificar los genes de los peces”, comenta el gerente general del laboratorio, agregando que lo anterior permite determinar los peces que responden de mejor forma frente a patógenos, dietas funcionales o en general poseen características que busca la industria, como menores tiempos de engorda.

FishVet Group1

“En definitiva, creemos que estos tipos de tecnologías, donde no tienes variabilidad por efectos de la manipulación humana, permiten que el sistema productivo sea más predictivo y eficiente; una buena combinación que permite darle mayor sustentabilidad a la industria del salmón”, concluye el gerente general de Fish Vet Group Chile.