20190430_093647

A mediados de octubre de 2017, AQUA daba a conocer –en exclusiva– el inicio de una innovadora instancia apoyada por el Rabobank y WWF y coordinada por Consensus Building Institute (CBI). En concreto, se trataba de la sociabilización de un manual cuyo objetivo era mejorar el relacionamiento de la industria del salmón de Chile con sus comunidades. En la oportunidad, también se manifestó que una segunda etapa consistiría en el desarrollo de herramientas que fortalezcan a las comunidades impactadas, “para abordar el diálogo con la industria y, de esta forma, impulsar iniciativas exitosas en los territorios”.

DSC02940Pues bien, este martes 30 de abril, en la ciudad de Puerto Montt (región de los Lagos) y frente a autoridades, representantes comunitarios y medios de prensa, un total de nueve ejecutivos de salmonicultoras suscribieron públicamente la firma de diez “Compromisos para un Relacionamiento Responsable con Comunidades”, documento que se desprende del manual antes mencionado y se basa en tres ejes: “Respetar y cuidar nuestro entorno, Construir relaciones de confianza y aportar al desarrollo local”, adelantó en la oportunidad el gerente de Comunidades de AquaChile, Francisco Sandoval.

Las compañías que suscribieron el acuerdo son: AquaChile, Australis Seafoods, Blumar Seafoods, Caleta Bay, Cargill, Cermaq Chile, Mowi Chile, Multiexport Foods y Salmones Camanchaca.

DSC02935“Somos un grupo de empresas productoras de salmón que, estando conscientes del gran desarrollo que produce la industria para el país y los territorios donde nos instalamos, creemos que también es importante abordar el impacto que producimos en las personas que forman parte de las comunidades donde estamos presentes”, apuntó Josefina Moreno, la gerente de Asuntos Corporativos y Recursos Humanos de Australis Seafoods, quien reconoció que “luego de más de un año de trabajo hemos logrado acuerdos, fijándonos una hoja de ruta para asumir compromisos concretos para con la comunidad”. La ejecutiva recalcó que la firma del decálogo es un hecho inédito en la industria, que implica grandes desafíos, “pero estamos seguros de que es un paso en el camino correcto”.

En la oportunidad, la representante de CBI, Paola Berdichevsky, destacó dos ejemplos positivos de a iniciativa. “En Melinka se está generando un diálogo con todas las autoridades locales y comunales para ver de qué manera la industria puede contribuir –desde sus capacidades– a los territorios donde operan. En Calbuco, en tanto, ocho compañías que operan en la zona se reunirán con pescadores artesanales de forma de analizar oportunidades de reconversión”, dijo.

Por su parte, la gerente de Sustentabilidad de RaboFinance Chile, Brenda de Swart, expuso que «la suscripción de este acuerdo se convierte en el resultado tangible de un trabajo conjunto entre WWF, Rabobank, CBI y las principales compañías de la salmonicultura en nuestro país, llenándonos de alegría porque es un aporte a la proyección sostenible de la industria. Desde Rabobank, a nivel global, nos interesa impulsar la sustentabilidad desde un punto de vista integral, combinando las temáticas medioambientales, sociales y de gobernanza; por esta razón, contar con un manejo responsable, respetuoso y proactivo con las comunidades es una pieza fundamental en esta sinergia positiva que hemos creado”.

Licencia social

“Esta iniciativa es extraordinaria. Actualmente no se concibe la creación y funcionamiento de una industria sino está debidamente validada y esto va más allá de la parte legal, sanitaria o laboral: también considera la parte social o de la cultura local”, comentó el intendente de la región de Los Lagos, Harry Jürgensen, quien felicitó a las salmonicultoras que firmaron los compromisos, ya que es “algo no fácil de cumplir, pero que nos permitirá avanzar hacia un desarrollo económico moderno, sustentable e inclusivo”.

En representación de las compañías firmantes, el gerente general de Mowi Chile, Fernando Villarroel, coincidió con la máxima autoridad regional al aseverar que, como industria, “contribuimos a las comunidades y tenemos una visión de sustentabilidad y respeto con el medio ambiente. Lo que no hemos hecho bien es el relacionamiento con la comunidad y crear esta instancia nos permitirá avanzar en la generación de confianza. Estos acuerdos, de alguna manera, nos ayudarán a mejorar este aspecto que necesita la industria desarrollar”.

El ejecutivo ahondó con que “nosotros necesitamos mejorar nuestras relaciones y las comunidades necesitan a las empresas para mejorar su estándar de vida o lograr un desarrollo económico sostenible”.

Segunda parte

Además de rememorar el apoyo que ha entregado la WWF al desarrollo de certificaciones sostenibles que buscan elevar los estándares de determinadas industrias, como la FSC en la industria forestal o la ASC en acuicultura; el director de la filial en Chile, Ricardo Bosshard, expuso que la firma de los diez compromisos es solo la primera parte de la iniciativa. “Nos falta la otra mitad, que es cómo ayudar y guiar a las comunidades a tener una discusión constructiva con, ahora, una industria mucho más preparada”, dijo, reconociendo que están en la búsqueda de nuevos fondos que les permitan financiar el desarrollo de la nueva guía dirigida a los stakeholders. “Si miramos donde se desarrolla la salmonicultura en el mundo, todos los países son desarrollados y donde ya existe una cultura hacia los territorios. Eso es algo que nos falta acá y que debemos seguir trabajando”.

Al respecto, el director regional de Corfo, Rodrigo Carrasco, manifestó que “el gobierno cree mucho en los acuerdos y la sostenibilidad de las distintas industrias y, particularmente para la salmonicultura, desde Corfo tenemos un programa estratégico que trabaja la sustentabilidad de la industria”.

Los diez compromisos

Específicamente, los diez compromisos que firmaron los representantes de las compañías son:

-Identificar conjuntamente con las comunidades locales, los impactos sociales y ambientales más relevantes de cada etapa de nuestras operaciones.

-Buscar oportunidades para la participación de los grupos de interés en el monitoreo de nuestros impactos sociales y ambientales.

-Comunicar de forma clara y permanente los resultados de los monitoreos de nuestros impactos socio-ambientales y las medidas adoptadas para su mitigación.

-Contar con las capacidades humanas y los medios necesarios para un relacionamiento responsable y permanente con las comunidades locales.

-Contar con canales gratuitos y accesibles para la realización de sugerencias, consultas y reclamos, y mecanismos de respuesta conocidos y validados por las comunidades locales.

-Ante emergencias e incidentes, informar oportunamente a las comunidades afectadas y mantener una comunicación permanente con ellas.

-Contar con políticas que promuevan el empleo local.

-Promover la contratación de proveedores locales, estableciendo relaciones colaborativas de largo plazo que aporten a su fortalecimiento.

-Apoyar y preferir proveedores que aseguren un comportamiento ambiental y socialmente responsable.

-Buscar oportunidades para la definición conjunta de la inversión social de las empresas en los territorios.