El pasado jueves 23 de mayo, fue publicada una noticia titulada “Celebran posible caducidad de concesiones salmonicultoras en el Beagle” en donde se informó la solicitud del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) de caducar licencias de la empresa Nova Austral en aguas de dicho canal y también en el paso Picton, ambos ubicados en la comuna de Cabo de Hornos, región de Magallanes y de la Antártica Chilena.

Este hecho se suma a la petición de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) para también impedir las operaciones de la productora de salmónidos en el área en cuestión.

Lea >> Subpesca pide caducar cuatro concesiones salmonicultoras en Magallanes

Consultado por la decisión de la autoridad, el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de Nova Austral, Nicos Nicolaides, tildó de “impresionante cómo los activistas, junto con algunas autoridades, se han enfocado en perseguir a Pesquera Cabo Pilar en particular -titular de las concesiones-“. A su juicio, “nunca se había visto tanta diligencia, coordinación y urgencia para atacar un proyecto de cultivo de salmón”.

Nicolaides detalló que fue la propia Subpesca la que les informó y luego comunicó a la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado respecto de la vigencia de estas concesiones, de la orden de no realizar actividades de cultivo dictada por un juez árbitro, de la suspensión de plazos a raíz de dicha fuerza mayor, entre otros temas.

En ese contexto, Nicolaides expresó que “convierte en precario todo el sistema que nos rige, porque si en dos o tres oportunidades indica una cosa y luego dice que decidió revisar y todo lo que había dicho era errado, o sea, ¿puede que todo lo que informa esté mal y que una vez que lo vuelva a revisar cambie? No se da cuenta de las consecuencias que tiene esto, porque se realizan inversiones, planes de producción basados en que hay una certeza jurídica y que no es cosa que alguien decide ‘reconsiderar’ y se contradice. Peor aún cuando es evidente que no existe trato justo ni igual ante la ley”.

Más adelante, dijo que “resulta más evidente la persecución de que somos objeto, debido a que la resolución del juez que libera la operación de los centros fue notificada a Subpesca y ellos se niegan a autorizar la siembra y cultivo de los peces. Está tratando de aferrarse a formalidades para no cumplir con lo ordenado por el juez. Mira entonces la contradicción, en que por un lado no impide operar y por otro dice que eso no sería una fuerza mayor que suspenda los plazos de caducidad, o sea, ¿la antigua resolución del juez arbitro es buena excusa para impedirnos cultivar, pero no es fuerza mayor?”.

Lea >> Tribunal ordenó en 2008 la suspensión de concesiones salmonicultoras en el canal Beagle

Según el timonel ejecutivo de Nova Austral, la Subpesca “construyó” este caso, pero el que debe realizar la solicitud a la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas (SS.FF.AA.) es Sernapesca, quienes accediendo a lo instruido por la Subpesca enviaron el requerimiento a las FF.AA.

Con esa solicitud de caducidad, la SS.FF.AA. debe iniciar una investigación y evaluar todos los hechos e informes, para tomar una decisión respecto de si corresponde o no caducar. “Nuevamente resulta curioso e impresentable que la Subpesca realice comunicados de prensa al respecto y luego que se dé una tremenda publicidad a su noticia haciendo creer que las concesiones fueron caducadas”, argumenta Nicolaides.

Lea >> Subpesca responde públicamente a salmonicultora Nova Austral

Junto con recordar que en la región de Magallanes no se permiten nuevas solicitudes de concesiones de acuicultura, el CEO de Nova Austral concluye que el “trato arbitrario y discriminatorio frente a las leyes por parte de algunos funcionarios genera un verdadero desincentivo a la inversión en esta noble actividad. En nuestro caso, somos famosos por ser la empresa que cultiva sin usar antibióticos. Y peor resulta cuando esta persecución se relaciona con el tener inversionistas extranjeros, ya que daña la reputación de Chile como destino de inversión extranjera. A esto se suman las vergonzosas manifestaciones que le hicieron a los reyes de Noruega, con motivo de que nuestra empresa comprara estas concesiones y trate de generar actividad en una zona tan abandonada del país”, cerró Nicolaides.

Lea >> Embajadora de Noruega responde por críticas a salmonicultoras

Lea también >> Nova Austral: “Las resoluciones de los tribunales se deben acatar”

*Fuente de la foto destacada: Greenpeace.