El presidente de SeaCorp Seattle LLC, Alfredo Ovalle, escribió una columna para AQUA en donde llama a los salmonicultores chilenos a estar atentos a los avances de Atlantic Sapphire, empresa que desarrolla el ciclo de cultivo del salmón completo en tierra.

Lea >> Al 2030: Atlantic Sapphire podría proporcionar la mitad del salmón que demanda Estados Unidos

A continuación la columna de Ovalle, quien además de ejecutivo es analista del sector:

“El mega proyecto de salmón en Florida (Estados Unidos) por la empresa Atlantic Sapphire sigue según cronograma de acuerdo con los últimos informes.

Vea >> DNB otorga “préstamo verde” a Atlantic Sapphire

Este proyecto se levanta en el patio trasero donde todos los productores nacionales tienen sus oficinas en el estado de Florida. Son muchos las compañías chilenas que han visitado las instalaciones de esta nueva empresa que ha generado inquietud por su planes agresivos de producción de salmón Atlántico para los próximos años.

Este mega proyecto tendrá que hacer despertar a la industria nacional de su comodidad actual con un mercado clave como es el de Estados Unidos.

En un artículo en el pasado compartía que la tendencia natural para los productores sería invertir en plantas de proceso o similares en Estados Unidos. Esto ha empezado a ocurrir especialmente con la necesidad de ofrecer más producto skin pack y la demanda de nuevos productos donde Walmart está dando la pauta con este empaque y el volumen que va ir necesitando. En el pasado esta empresa abandonó la venta del fresco y su mensaje fue: ‘Vamos al congelado’. Curiosamente ningún productor entendió el mensaje, siendo que era uno de los principales compradores de fresco de Chile. Solo Alaska escuchó el mensaje y puso en operación programas importantes de filetes congelados.

El mercado americano solo en el caso del salmón Atlántico exige fresco. La gran mayoría de los productos del mar que se venden en los counter son refresh en el área de productos ‘frescos’ de los distintos supermercados. El salmón de Alaska se vende todo el año en supermercados como refresh, con una calidad muy deficiente, pero se vende sin problemas.

Chile ha mandado a Japón por más de 20 años filetes congelados empacados al vacío (coho, trucha y Atlántico) que se termina vendiendo con gran éxito en forma de fresco en dicho mercado. Sin ningún problema, dosifica la entrega según la demanda, es muy eficiente y sin dramas.

Los productores no han querido dar un paso clave, ya sea por ingnorancia, comodidad o falta de información para desarrollar el refresh en Estados Unidos.

Siempre la respuesta ha sido: ‘El cliente no quiere refresh en el salmón’.

Los compradores finales no tienen toda la información y es el productor quien lo debe educar. Ellos van a estar muy agradecidos si se mejora el sistema actual. El fresco es una ‘bomba de tiempo’ que siempre genera mermas de una u otra forma. Ni hablar del ‘drip loss’ que se produce cada día que pasa en el producto fresco. Como dicen en Estados Unidos, sería un ‘Win-Win situation’.

Cuando partí en la industria del salmón todo lo que se vendía en Estados Unidos era Head On. Se quería vender filete fresco y la respuesta de los clientes era que no era posible. No había voluntad al cambio. Pero se realizaron los esfuerzos para cambiar la mentalidad y los beneficios del cambio se observan hoy. Esto provocó una ventaja clave con respecto a quien era en ese momento el principal abastecedor: Noruega. Ahora se necesita hacer lo mismo, y con urgencia.

El solo hecho de hacerlo significa tener un ahorro monstruoso que se tendría en flete y mejorar la huella de carbono del producto que hoy Chile vende, justifica con creces la inversión que es necesaria realizar.

Gracias a lo que está siendo Sapphier, Chile debe obligadamente ajustar sus piezas por un tema estratégico de avanzar en el refresh y hacerlo una realidad.

La justificación principal de la inversión en Sapphier es que ellos podrán ser más competitivos debido al costo del flete desde los distintos países productores para llegar al mercado americano.

Los volúmenes que piensan producir si tienen éxito tendrían un efecto muy complicado para la industria nacional, especialmente a partir del 2023. Algunos dudan del éxito final de este emprendimiento pero hasta aquí todo va según programa.

Haciendo una operación de refresh en Estados Unidos, donde Chile puede llegar con un producto de óptima calidad, dando un servicio muy superior al actual, con una logística mucho más fácil de controlar, se evitaría tener que liquidar producto porque se cancelaron órdenes, se cayeron negociaciones, se mandó producto en más cantidad de lo acordado, etcétera.

Todos estos beneficios, junto con ofrecer un mejor precio (sin necesidad de perder márgenes de utilidad), haría además que la inversión de esta mega empresa sea de difícil diagnóstico futuro y Chile tendría finalmente consolidada su posición. No hacerlo significa poner otra variable de riesgo innecesaria a la industria en un plazo breve.

Si Chile pone en marcha esto, el futuro del negocio del salmón en Estados Unidos se puede proyectar por mucho tiempo y en forma brillante. Lo que existe hoy como modelo está obsoleto. No se está aprovechando las ventajas comparativas y el know how que tiene la industria nacional.

En su momento se hicieron pruebas y se gastaron recursos para llegar con fresco por barco a Estados Unidos y otros destinos con la tecnología MAP (producto en atmósfera modificada). Fue un fracaso, ya que eran demasiadas las variables a controlar y el producto tenía tiempos críticos más complicados que el producto fresco. Sonaba como una buena idea pero al final se transformó en una pésima idea.

Existe el sesgo de que el refresh no es posible con el salmón Atlántico en Estados Unidos. Eso es falso y es el próximo desafío que la industria sí o sí debe tomar y todos los que estamos en el área comercial podemos ayudar para que sea todo un éxito.

Chile debiera empezar con una estrategia de que el refresh sea una realidad en un plazo breve y tomando fuerza en Estados Unidos no más allá del 2021.

Las empresas con inversiones en la región de Magallanes debieran ser las que apuren el paso, y su competitividad será potencialmente mucho mayor.

Atlantic Sapphire provocará cambios, Chile de forma simple y efectiva puede hacer frente a ese desafío, y mantener su liderazgo. El tiempo dirá si Chile se tomará en serio el desafío; en caso contrario, como decían en la serie de TV Games of Thrones, ‘winter is coming!’ (viene el invierno)”.

Relacionado >> Grandes salmonicultoras ponen sus ojos en Atlantic Sapphire