Después de haber entrado en un déficit cada año desde su fundación, la empresa noruega Stingray ahora registró un cómodo beneficio durante 2018. El resultado financiero se logró después de un año de fuerte crecimiento de ventas.

“La compañía tuvo un significativo avance en el mercado en 2018. Cada vez más productores de salmón ahora ven la ventaja de usar los láseres como un método continuo para mantener bajos los niveles de piojos, y así poder contribuir a una reducción en la reproducción de estos”, escribió la compañía con sede en Oslo en su informe anual.

“Stingray ha pasado por un sólido desarrollo desde 2017 y hasta el año pasado, más que duplicando las ventas. La compañía ha crecido considerablemente en términos de la cantidad de empleados y la prevalencia de nodos láser instalados. Los nuevos clientes salmonicultores ven el valor del tratamiento preventivo y suave contra los piojos, mientras que los clientes existentes se están expandiendo a varios lugares”, aseguró a SalmonBusiness el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés), John Arne Breivik.

“En años anteriores, la compañía realizó una gran inversión en el desarrollo de la organización y el producto, de modo que se pudo lograr una masa crítica tanto en la eficiencia de la producción como en los contratos celebrados, garantizando los ingresos durante los próximos cuatro años. Esto proporciona una mayor previsibilidad para las inversiones aún más al tiempo que proporciona seguridad para un seguimiento más cercano de nuestros clientes”, subrayó Breivik, añadiendo que Stingray ahora está lista para superar la marca de EUR$10 millones (US$11,4 millones) en ventas anuales.

Presione aquí para continuar leyendo la nota en su fuente original de SalmonBusiness.